Quantcast De vuelta y media: febrero 2009
Cargando

miércoles, 25 de febrero de 2009

Acoso a la solidaridad

Muchas de las historias que escucho a personas inmigrantes recién llegadas a España están salpicadas de gestos de solidaridad por parte de personas anónimas.

Es frecuente que quién llega sin contactos previos o una red de apoyo en España pase un estado inicial de confusión y desorientación, que en ocasiones les lleva a deambular sin sitio donde parar ni referencias que guíen los primeros pasos

En estas situaciones es muy habitual que la primera ayuda la reciban de personas que les encuentran en la calle, los parques o las estaciones, y que antes que pasar de largo, se interesan, les dan cobijo o buscan quién se lo de y les acompañan a las organizaciones sociales.

A veces, muchas en realidad, estas personas son, a su vez, inmigrantes. Y a veces comparten, si no la nacionalidad, si cierta proximidad cultural. Pero también, otras veces, lo único que les une es la condición humana.

La próxima modificación de la ley de extranjería contempla importantes sanciones para quién acoja a una persona inmigrante en situación irregular, algo que por otra parte hacemos en muchas organizaciones al amparo de programas públicos diseñados a tal efecto.

Familiares, conocidos o simplemente personas llevadas por la solidaridad son puestos en el centro de la diana.

Vía inmigración una oportunidad encuentro este manifiesto en contra de dicha medida



“SALVEMOS LA HOSPITALIDAD”



“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados de razón y conciencia, tienen el deber de comportarse fraternalmente los unos con los otros” (art. 1 Declaración Universal de los Derechos Humanos).

Uno de los deberes presente en todas las culturas, y en algunas, señal de su identidad, es el de la “hospitalidad”. Este deber ético, traducido incluso en forma de sanción cuando su omisión provoca riesgos para la integridad física del otro, está gravemente amenazado en España si prospera la anunciada reforma de la legislación de extranjería.

A la tendencia criminalizadora de la inmigración ilegal (considerar a la persona que quiere sobrevivir desplazándose por el planeta como un peligroso delincuente), se une ahora la de aplicar un marco sancionador a las personas que de manera solidaria ejercen el deber de la hospitalidad, colocando su comportamiento altruista como forma proscrita de”promoción de la permanencia ilegal en España”. Ello pone en automática situación de ilicitud a miles de personas que acompañan, hospedan en sus casas y apoyan a personas sin papeles. De este modo, ONG, Congregaciones religiosas y ciudadanos, que vienen ejerciendo el deber de acogida y la solidaridad para con las personas inmigrantes en situación de irregularidad administrativa, verían perseguida su actuación. Más aún: la reforma pretende ampararse en el silencio cómplice de los ciudadanos ante estos atropellos contra la dignidad humana y los derechos fundamentales.

leer todo el manifiesto

En concreto, el art. 53 c) del Anteproyecto de modificación de la Ley de Extranjería sanciona como falta muy grave con la multa de 501 a 30.000 euros “a quien promueva la permanencia irregular en España de un extranjero. Se considera que se promueve la permanencia irregular cuando el extranjero dependa económicamente del infractor y se prolongue la estancia autorizada más allá del plazo legalmente previsto”.

Con el pretexto de proteger a los extranjeros sin papeles frente al abuso y las mafias, se incrementa exponencialmente su vulnerabilidad y se les priva de toda suerte de apoyo social solidario. Esta reforma legal tiene una enorme trascendencia ético-política: crea una norma que convierte en ilegal un principio-valor tan estructuralmente necesario en un Estado como es la solidaridad.

El objetivo de esta norma es intimidar a los ciudadanos españoles o extranjeros con papeles para que nieguen toda forma de apoyo a la persona en situación irregular y ésta se quede sin ningún tipo de ayuda, es decir, en la calle, sin comida, ni vestido, ni dinero, para que mediante la presión de esta situación de precariedad absoluta, vuelva a su país. Se olvida que “toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio” (art. 13 Declaración Universal del Derechos Humanos) y que “en caso de persecución toda persona tiene derecho a buscar asilo y disfrutar de él, en cualquier país” (art. 14 DUDH).

Ante esta situación, exponemos:

1.- Que hemos constatado, después de tantos años acogiendo y acompañando itinerarios vitales de personas en situación de extrema vulnerabilidad personal y social, el valor de la solidaridad y la convivencia en nuestros domicilios como forma concreta de expresión de corresponsabilidad humana y social con aquellos que no tienen los mínimos de supervivencia –casa, pan y trabajo-.

2.- Que una parte significativa de la responsabilidad de la miseria en que se hallan los pueblos de origen de quienes tiene que migrar a España está provocada por procesos históricos y políticas económicas y colonizadoras (y descolonizadoras) de los Estados del denominado Primer Mundo, que mantiene intereses en el sostenimiento de regímenes no transparentes ni democráticos en el Tercero (incluida, por cierto, la venta de armas y el tráfico de personas).

3.- Que el principio de solidaridad para con los más desheredados del mundo es un elemento ético de legitimación en una sociedad que se denomina democrática, que considera que los bienes de la tierra tienen un destino universal y que ni la propiedad ni las fronteras pueden tener un valor absoluto ante la miseria del prójimo y su derecho a sobrevivir.

4.- Que el Estado español pierde toda legitimidad ético-jurídica cuando legisla contra el contenido esencial de los Derechos Humanos, despoja de todo tipo de ayuda material a las personas en situación irregular y pretende intimidar con graves sanciones a quienes ejerzan la hospitalidad y el cuidado del otro.

Ante ello, con independencia de otras numerosas discrepancias, proponemos al Gobierno, en este punto concreto, como auténtico mínimo ético, que modifique el Anteproyecto en el sentido de incorporar al texto normativo la necesidad de “ánimo de lucro”en el infractor para que pueda ser sancionable.

PLATAFORMA “SALVEMOS LA HOSPITALIDAD”
Julián Carlos Ríos Martín. Profesor de universidad. Madrid
José Luis Segovia Bernabé. Profesor de universidad. Salamanca
María Dolores Rodríguez Pelaez. Ciudadana.
Miguel Santiago. Profesor de Instituto. Córdoba
Ramón Saez Valcárcel. Magistrado. Madrid
Daniel Izuzquiza. Sacerdote jesuita. Madrid
Pilar Sánchez Álvarez. Abogada. Madrid
Enrique Romá Romero. Veterinario. Alicante
Javier Baeza Atienza. Sacerdote. Madrid
Guillermo Toledo. Actor
Félix Pantoja García. Fiscal
Luis Guitarra. Cantautor. Madrid
Siro López. Artista. Madrid
Rafael Pascual Díez. Abogado. Madrid
Manuel Gallego Díaz. Profesor de Universidad. Madrid
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nombre: Apellidos:

DNI/NIE:

Profesión:

Colectivo/Asociación, si procede:

Enviar firmas o correos electrónicos de adhesión a una de las dos direcciones:

Julián C. Ríos Martín Manuel Gallego Díaz
jrios@der.upcomillas.es mgallego@der.upcomillas.es

Universidad Comillas. Universidad Comillas
C/Alberto Aguilera nº 23. C/ Alberto Aguilera, 23
Madrid 28015 Madrid 28015
Comentan o se hacen eco en la blogosfera: Algarabía, el ventano, diario de la inmigración, los invisibles,

Imagen (bajo licencia cc): Locked (Voxphoto)

lunes, 23 de febrero de 2009

Han soltado a las fieras

En Italia han soltado a las fieras, y la pregunta es si van a ser capaces de controlarlas.

Las rondas de ciudadanos que vigilan las calles y que, ante el anuncio de su posible legalización, se han formado anticipadamente, ya han dado las primeras palizas.

¿realmente cabía esperar algo distinto?.

El Gobierno italiano dice que la medida responde a la alarma ciudadana ante las violaciones supuestamente realizadas por personas inmigrantes... y todo ello mientras reconoce que el número de violaciones en Italia, y la violencia en general, se ha reducido en el último año.

Las patrullas de ciudadanos que salen a vigilar las calles ¿buscan acabar con las violaciones, o tan solo cobrarse a la promesa electoral de asumir la capacidad de imponer justicia?.

Es una medida que alienta a ese sector de la población, presente en toda sociedad, que se cree legitimado y capaz de juzgar y castigar. Un grupo normalmente aplacado al que, si se le da aíre, recupera el hambre atrasada.

Policía, ciudadanía e incluso la Iglesia se han manifestado en contra de la legalización de las patrullas ciudadanas, pero entre todo lo planeado me quedo con el editorial escrito en La Reppublica por su director, Vittorio Zucconi:
"Sin embargo, cuando te das cuenta de aquello en lo que te has convertido, leyecita tras leyecita, decretito tras decretito, concesión tras concesión, es ya demasiado tarde o muy doloroso volver atrás."
Las fieras, esas agazapadas sombras de la condición humana, están sueltas. ¿serán capaces de controlarlas?

Actualización 25/02/09:
Editorial en el Pais sobre el mismo tema

Imagen (bajo licencia CC): Caution: Low Flying dogs (Mark Strozier)

sábado, 21 de febrero de 2009

Dos lecturas duras, sucias, tristes,... pero muy recomendables

Durante este mes he leído dos reportajes aparecidos en el País que me han impresionado y os quiero recomendar.

El primero es de principios de mes y lo firma Miguel Mora. Sus crónicas sobre la situación de la inmigración y el racismo en Italia me parecen especialmente clarificadoras y entre ellas hay una, "condenada a ser condenada", que destaca.

Seguro que recordaréis la ola de violencia contra la población gitana que se desencadenó en Nápoles en Mayo, la quema de campamentos y la sucesión de agresiones. Entonces una amiga bloguera se preguntaba "¿qué esta pasando?". Ahora sabemos la respuesta.

La versión oficial dice que la mecha fue prendida por el intento de robo de un bebé por parte de una adolescente rumana. Tras el juicio ha sido declarada culpable... sin embargo hay algo más que sombras sobre lo ocurrido.

"El tiempo, los meses pasados desde entonces, han revelado que bajo los salvajes ataques fluía un enredado cóctel de motivos elaborado con ingredientes de la peor marca. Degradación y miseria, racismo y demagogia, crimen organizado y especulación urbanística."
Es una historia dura, sucia... triste. Sus protagonistas llevan burdas máscaras que, parece, han bastado para firmar una condena y justificar la criminalización de un colectivo.

El segundo reportaje que os propongo no es menos duro. Se titula "Mujeres Invisibles" y lo firma Lola Huete.

Relata la crudeza de las condiciones de las mujeres subsaharianas que migran hacia Europa. Son historias de prostitución, e historias de violaciones y abortos. Historias de personas que, en este teatro migratorio, son los personajes secundarios, casi invisibles a los ojos de quienes diseñan las prioridades.

Pero también son historias de dignidad. De esa pequeña (gran) parcela de dignidad que se reserva quién sabe guardar silencio para darte tiempo a entender sin tener que ponerlo en palabras, o de la dignidad de quién sabe que en ocasiones, antes que callar, mentir o salirse por las ramas, hay que hablar abiertamente.

"Ekra es capaz de verbalizar su situación. Happiness, de ironizar sobre ella. Rachel o Catherine, de denunciarla. Otras subsaharianas callan. Porque no sabrían por dónde empezar; porque no quieren ser vistas siempre como víctimas ("Lo odian, de hecho; hacen siempre todo lo posible por mantenerse enteras, vivir lo que les toca con dignidad", dicen en CF) o porque prefieren dejar que sobreentiendas."

Son historias también sucias y tristes, pero en este caso sus protagonistas brillan. No hay máscaras.

Imagen (Bajo Licencia CC): Spare parts (MadMannequin)

miércoles, 18 de febrero de 2009

El anillo solidario de blogs contra los límites al derecho de asilo

Quienes formamos el anillo solidario de blogs consideramos imprescindible el compromiso de España con la protección de quienes han tenido que huir de su país, perseguidos por su ideología o sus creencias, por su identidad sexual o su pertenencia étnica. Es decir de la protección de las personas refugiadas.

Creemos que defender el derecho de asilo es defender el derecho a la pluralidad y por ello queremos manifestar nuestro rechazo al texto de la nueva ley de asilo que actualmente se está debatiendo.

En un contexto internacional en el que los conflictos bélicos se enquistan y se ceban con la población civil, y en el que son los países pobres quienes se hacen cargo de la protección de más del 70% de los refugiados, cabría esperar una respuesta solidaria y a la altura de las circunstancias por parte del Estado Español.

Sin embargo la nueva legislación, aún contando con puntos positivos, limita las posibilidades de conseguir de nuestro país el reconocimiento como refugiado y la subsiguiente protección.

En concreto, la eliminación de la posibilidad de solicitar asilo en las embajadas (derecho ejercido por 350 personas en 2008), la creación de las llamadas "listas de países seguros" o la devaluación del papel de control que ejercía el ACNUR en las solicitudes de asilo realizadas en la frontera son medidas que lejos de ampliar la protección eliminan vías y garantías de acceso a la misma.

Con esta nueva legislación España se alinearía con los países europeos que progresivamente han ido limitando las vías de acceso a la protección internacional a los refugiados que llamaban a sus puertas.

En este sentido, ante el argumento esgrimido por el Gobierno de que la presente ley evita el abuso que del derecho de asilo hacen personas inmigrantes no podemos por menos que mostrar nuestra sorpresa.

El año pasado, fruto de nuestra restrictiva política de fronteras, el número de solicitantes de asilo disminuyo en 3146 personas, lo que supone más de un 40% respecto a 2007.

El derecho de asilo a día de hoy, tal y como denuncia el ACNUR, se ve más amenazado por el control de la inmigración irregular y la construcción de la Europa Fortaleza, que por las contadas situaciones de abuso que se puedan producir.

Desde el Anillo Solidario de Blogs consideramos que la ley que, a día de hoy se encuentra en fase de debate parlamentario, no está a la altura del compromiso esperable con los refugiados, y por lo tanto con la defensa de un mundo plural, pacífico e igualitario.


Actua: Puedes firmar el Manifiesto de CEAR en defensa del derecho de asilo.

Blogs Adheridos al Comunicado: Blog Responsable, Enfoca-Enfócate, Kabila, Lápices para la Paz, Així ho Penso, el ventano, el rincón de Joseca, Rincón Solidario, Luches en Trubia, Espiritualidad y política, De vuelta y media, Puntos Suspensivos, No hay tiempo que perder,

Imagen (bajo licencia CC): Epilogue (malavoda)

martes, 17 de febrero de 2009

veinticinco lágrimas ahogadas

No. No tienes idea de lo que significan veinticinco lágrimas ahogadas.

No sabes de distancias ni puedes apreciar cuanto crece la esperanza a veinte metros de la playa. No es posible que aprecies lo que significa la ilusión de un futuro mejor y de dejar atrás un pasado de carencias.

No sabes distinguir cuanto hay de inocencia en el brillo en la mirada de un niño. No entiendes del miedo que pueden acumular los ojos de diecisiete menores.

No,... por más que se te intente culpar, tu no eres responsable. No eres más que agua.

Si se quieren buscar culpables hay que buscarlos en tierra.

Imagen (bajo licencia CC): to the sea (Stitch)

sábado, 14 de febrero de 2009

Hay quienes no pasan por el aro

Una de las fotografías premiadas en la edición de este año del World Press Photo.
Henk Kruger, Sudáfrica: Hombre cruzando la frontera entre Zimbabwe y Sudafrica.

jueves, 12 de febrero de 2009

No hay diferencias

Un inmigrante irregular, localizado por la policía en un control de carretera, es encerrado en un centro de internamiento en espera de ser deportado.

Las condiciones en el centro son duras: hacinamiento y una total falta de intimidad que roza el limite de la dignidad. Una hora de luz natural al día y poco que hacer el resto del tiempo.

La absurda y gratuita deshumanización de la burocracia retrasa por dos ocasiones la repatriación alargando el encierro.

Es una historia que se repite a diario en España, protagonizada por personas que llegaron buscando un futuro mejor y cuyo sueño, justo en este punto, llegaría a su fin.

Sin embargo, en esta ocasión la historia es la de un joven español deportado desde Estados Unidos.

Un joven que ya en España, de vuelta a su casa, reflexiona sobre lo kafkiano de su paso por el centro de detención de El Paso, en Texas.

El modo de ver la situación cambia cuando el protagonista es alguien que percibimos como uno de los nuestros. Las condiciones parecen más duras e injustificadas cuando las sufre alguien que podría ser el hijo de nuestro vecino.

Sin embargo no hay diferencias.

Actualización 13/02/09:

Bueno si. Si que hay una diferencia, que apunta Algarabía y que no es menor.

La diferencia es que nuestro protagonista regresa a un país sin grandes dificultades sociales o económicas, y los inmigrantes repatriados desde España a sus países vuelven a las mismas carencias que trataban de dejar atrás.

La diferencia es que la espera en el centro de detención no puede ser igual para quién sabe que vuelve a ese país en el que la esperanza migró con mayor fortuna que él.

Al final, ciertamente, yo mismo caí en el error que trataba de señalar. Gracias compañera.

Imagen (bajo licencia CC): Two way (photographer padawan)

lunes, 9 de febrero de 2009

Italia y la xenofobia institucional

El Parlamento Europeo no ha dejado títere con cabeza a la hora de denunciar la responsabilidad de políticos, instituciones y medios de comunicación en el aumento de la xenofobia en Italia.

La instrumentalización de la población inmigrante, y en mayor medida de la población gitana de origen rumano, según denuncia el informe del Comité para las libertades públicas, busca mediante una "dramatización exagerada y exasperada", que "se mantenga la alarma social creada para justificar el paquete de seguridad y las ordenanzas de emergencia". ¡Ahí es nada!!...

Patrullas civiles, médicos y caseros obligados a denunciar, infravaloración de las agresiones racistas y sobrevaloración de los delitos cometidos por extranjeros. Todo es justificable cuando existe una situación de supuesta emergencia.

Y si hay dudas respecto a la gravedad de dicha situación no importa exagerar un poco, como hizo el Ministro del Interior cuando afirmó que el 35 % de las violaciones en Roma eran llevadas a cabo por hombres rumanos, aún cuando las estadísticas oficiales de su ministerio sitúan en el 10% el total de violadores con origen extranjero.

Todo está permitido... o dicho en sus propias palabras "Para luchar contra la inmigración ilegal y todo el mal que conlleva no hace falta ser bondadosos, sino malos"

A día de hoy Italia representa el mas claro ejemplo de xenofobia institucional e instrumentalización de los miedos asociados a la inmigración.

Imagen (Bajo Licencia CC): Overexposed in Rome (Pensiero)

martes, 3 de febrero de 2009

Mirar de frente al conflicto o mirar a otro lado: Adiós al SEMSI

La interculturalidad tiene mucho de reto. El conflicto, más allá de nuestros deseos, es parte de la convivencia en la misma medida que la afinidad o la amistad. Pero que exista no significa que no se pueda afrontar y superar. Obviar el conflicto, esconderlo o arrinconarlo es hacer un flaco favor a la convivencia.

La necesidad de mirar de frente el conflicto es una de las importantes premisas que aprendí de personas vinculadas al SEMSI, el Servicio de Mediación Social Intercultural que ha funcionado en el Ayuntamiento de Madrid durante los últimos 11 años y que, sorprendentemente ha sido cerrado el pasado día 31 de enero.

El SEMSI ha sido un programa pionero que, en buena parte por su relación con la Universidad, ha sabido construir una base conceptual y una solida metodología de intervención capaz de trabajar con éxito sobre algo tan poliedrico como la convivencia intercultural.

Además, sin dejarse deslumbrar por la utopía, han demostrado un firme compromiso con la construcción de una sociedad futura plural basada en el compromiso de quienes aquí estaban y de quienes aquí han llegado.

El Ayuntamiento de Madrid, cuyo Alcalde describía el SEMSI como un signo de identidad de la ciudad, ha decidido prescindir del mismo. Los motivos son opacos y las excusas están huecas. Se dice que se ha creado un nuevo servicio que sustituye al anterior... pero ese nuevo servicio lleva ya varios años funcionando y, antes que un servicio alternativo, ha venido siendo un servicio complementario.

No conozco las razones, y no soy el único. Carlos Gimenez, ex-director y verdadero motor del Servicio, firma junto a la que ha sido directora los últimos años, Fadhila Mammar una carta de despedida que recoge su sorpresa y frustración ante tan sorpresivo final.

Las experiencias de países de nuestro entorno son clarificadoras. El tiempo no acaba con el conflicto sino que, cuando no se interviene y se afronta de cara, tiende a enraizar las dificultades, los guetos y los sentimientos de exclusión.

En tiempos como los que vienen no parece muy lógico renunciar a las herramientas de que se dispone para que la situación económica y laboral no acreciente los problemas de convivencia.

Confío, de verdad, en que frente a la capacidad de mirar de cara al conflicto y normalizarlo, no se haya optado por mirar a otro lado.

Manifiesto de apoyo de diversas organizaciones sociales.

Imagen (bajo licencia CC): frawis