Quantcast De vuelta y media: Maldita Hospitalidad
Cargando

domingo, 8 de marzo de 2009

Maldita Hospitalidad

Soledad Gallego-Díaz, hoy en el País

"Es decir, se piensa que merecen igual castigo quienes intenten ayudar a un extranjero, pagándole la comida o la vivienda, sin sacar provecho económico alguno, que a quien se aprovecha de él y le explota. La hospitalidad, probablemente uno de los conceptos más antiguos y conmovedores de la humanidad, se ha convertido en el mundo de hoy en una falta grave, que el Estado tiene que erradicar a toda velocidad."

...

"No se trata de ser "hospitalarios" porque somos buenos y tontos (una asociación de ideas que tanto gusta a los imbéciles malvados), sino porque es una obligación del ser humano, una de las más antiguas que se recuerdan y reconocen."

¡Ahí es nada!

Vía: inmigración una oportunidad (gracias Roberto)

Imagen (bajo licencia CC): Police Line (Kegey b)

6 comentarios:

entrenomadas dijo...

Algo así hicieron con los judíos en Francia. La historia se repite de forma vomitiva.
Te recomiendo que veas "Welcolme", se estrena hoy Francia con mucha polémica. Quizá sea uno de los trabajos mas necesarios sobre inmigración.

No deberíamos ayudar, no. Deberíamos devolver lo arrebatado y pedir perdón ochocientos horas seguidas por tanta hipocresía colonialista.

Un saludo,

Marta

JLuis dijo...

Me lo apunto Marta. Muchas de las páginas más oscuras de la historia se han escrito desde actitudes como la que comentamos.

y tienes razón... deberíamos partir de restaurar las posibilidades de futuro en vez de continuar limitándolas.

Un abrzo

migramundo dijo...

Me parece escandaloso y grosero que los gobiernos pretendan delimitar los conceptos de solidaridad, apoyo, hospitalidad, ayuda, asertividad, ética, moral, afectividad, capacidad, conmoción, amor... y tantos otros que marcan la relación entre las personas. Introducir, aunque sólo sea en un anteproyecto, la posibilidad de desvirtuar la virtud tiene un sesgo perverso increíble. Ayer escribí sobre lo mismo y me quedé corto. Me temo. Un abrazo.

JLuis dijo...

El poder siempre ha tratado de delimitar la frontera moral entre el bien y el mal, entre lo éticamente aceptable y lo inaceptable...

sin embargo, determinados valores se resisten a dejarse colgar el cascabel y, aunque sea a hurtadillas, tienden a sortear las trampas, semánticas y físicas.

Leí tu entrada Guillermo y me pareció expendida. Deberíamos recoger firmas para esos Centros de Internamiento de Especuladores que proponías

Un abrzo

Sergio G. Rabadá dijo...

La frase del año (o de la década, o del siglo) "divide y reinarás".

Un abrazo.

JLuis dijo...

Divide, enfrenta... rompe los vínculos sociales. Así es Sergio