Quantcast De vuelta y media: Italia y la xenofobia institucional
Cargando

lunes, 9 de febrero de 2009

Italia y la xenofobia institucional

El Parlamento Europeo no ha dejado títere con cabeza a la hora de denunciar la responsabilidad de políticos, instituciones y medios de comunicación en el aumento de la xenofobia en Italia.

La instrumentalización de la población inmigrante, y en mayor medida de la población gitana de origen rumano, según denuncia el informe del Comité para las libertades públicas, busca mediante una "dramatización exagerada y exasperada", que "se mantenga la alarma social creada para justificar el paquete de seguridad y las ordenanzas de emergencia". ¡Ahí es nada!!...

Patrullas civiles, médicos y caseros obligados a denunciar, infravaloración de las agresiones racistas y sobrevaloración de los delitos cometidos por extranjeros. Todo es justificable cuando existe una situación de supuesta emergencia.

Y si hay dudas respecto a la gravedad de dicha situación no importa exagerar un poco, como hizo el Ministro del Interior cuando afirmó que el 35 % de las violaciones en Roma eran llevadas a cabo por hombres rumanos, aún cuando las estadísticas oficiales de su ministerio sitúan en el 10% el total de violadores con origen extranjero.

Todo está permitido... o dicho en sus propias palabras "Para luchar contra la inmigración ilegal y todo el mal que conlleva no hace falta ser bondadosos, sino malos"

A día de hoy Italia representa el mas claro ejemplo de xenofobia institucional e instrumentalización de los miedos asociados a la inmigración.

Imagen (Bajo Licencia CC): Overexposed in Rome (Pensiero)

2 comentarios:

migramundo dijo...

Que los gobernantes de un estado se aprovechen de las prerrogativas y beneficios que el propio estado pone a su disposición para azuzar a la opinión pública en uno u otro sentido es gravísimo, pero también pone de manifiesto hasta qué punto la clase política se ha vuelto tan insoportable que los electores acaban cayendo en la trampa de los hipócritas para elegirlos. En fin, compañero, confiemos en los extraterrestres. Unha aperta.

JLuis dijo...

Si, jejejeje... confiemos en ellos.

Un abrzote