Quantcast De vuelta y media: Gaza duele
Cargando

miércoles, 14 de enero de 2009

Gaza duele

No comprendo el inmovilismo internacional ante los conflictos bélicos, y aún menos ante el genocidio y la demostración de desbocada violencia que Israel está llevando a cabo en Gaza.

Gaza duele especialmente. Duele porque se ceba con una población aislada, hacinada y desprotegida. Duele por la desigualdad de medios y de posibilidades. Duele porque la comunidad internacional sigue el juego a Israel aún cuando éste no ha hecho el menor caso a las resoluciones de la ONU.

Duele porque desgarra imaginar la impunidad de quienes ejercen la violencia como forma de política con sus vecinos. De quienes se obcecan por construir su realidad por oposición a quienes les rodean, por confrontación con sus vecinos, por eliminación de quienes les incomodan.

Gaza duele...

Manifestación bloguera por la Paz en Palestina

6 comentarios:

SELMA dijo...

Hola JLuis...
Antes de contestar en la Jaima acostumbro visitaros en vuestra "Casa" y me gusta lo que encuentro en la tuya, mucho y la labor que realizas me deja admirada.
Hoy estamos juntos con este pensamiento " Gaza duele" y mucho...
Un beso solidario.

Isaac González Toribio dijo...

Duele Gaza, duele el Sáhara, duele el Congo. Duele, simpre duele, la injusticia, el terror, la muerte. Un saludo

JLuis dijo...

Bienvenida Selma. Cuando quieras, estás en tu casa.

Y si... hoy somos muchas las personas que estamos juntas mirando a Gaza.

Un abrzote

JLuis dijo...

Si, Isaac... duelen y no me olvido de estos otros conflictos. Cada semana veo a personas cuya vida se truncó por ellos...

... Sin embargo, hoy y tratando de encontrar respuestas, solo me salía escribir sobre el porque me duele tanto Gaza.

Un abrzote

Alicia Mora dijo...

Hola JLuis...
duele, y sobretodo el silencio y la pasividad internacional. No hay derecho...llevo desde que empezó esta barbarie el alma rota y el corazón destrozado.
Pobre Palestina, ya no deben de quedar lágrimas.

JLuis dijo...

Si Alicia, el silencio, la ambigüedad en las valoraciones, el doble discurso, la necesidad de relativizar las acciones de Israel y sobredimensionar las de Hammas para justificar el inmovilismo internacional... todo ello es lo que más abre la herida.

Un abrzote