Quantcast De vuelta y media: De cayucos, cifras y más cifras
Cargando

jueves, 15 de enero de 2009

De cayucos, cifras y más cifras

Esta semana el Gobierno hacía balance de su política para frenar la inmigración "irregular" y la llegada de cayucos a las costas canarias.

El número de personas que consiguió llegar se redujo un 26,4%, por lo que el balance ofrecido a los medios ha sido, no podía se de otro modo, positivo.

Sin embargo dicha valoración da la espalda a otras cifras menos amables.

El número de personas que murieron durante ese trayecto por mar hacia la deseada Europa, o por efecto del mismo, aumentó un 14%. Y esto es así teniendo solo en cuenta los números oficiales, que se ciñen a contabilizar aquellas personas de quienes no se tiene más remedio que dar cuenta: aquellos de quienes se tiene el cadáver. No se tiene en cuenta aquellos que quedaron durante la travesía. Se ignora a quienes el mar arroja a las costas de otros países.

Las cifras de algunas organizaciones multiplican por diez los datos del Gobierno, llegando a las 450 personas cuyas ambiciones que truncaron en el mar.

El baile de cifras es obsceno, como lo es obviar a quienes han perdido la vida en el camino a la hora de valorar el éxito de la política de control de fronteras.

Han hablado de lo mismo: J.M. Pardellas. Invisibles para el Ministerio del Interior

Actualización 22/01: Algunos datos más en la misma línea.


Imagen (Bajo licencia CC): Ocaso en Maspalomas (R.Duran)

2 comentarios:

migramundo dijo...

Es increíble cómo se utilizan las cifras para evitar los sentimientos. Es puro maquillaje político para tratar de argumentar la nefasta política europea de fronteras de cartón con los países africanos, cuya expoliación continúa siendo sangrante. Es cierto, es obsceno. Saludos y buen finde.

JLuis dijo...

Así es compañero... tirando de cifras se manipulan, evitando o ensalzando, los sentimientos y pasiones.

Aquí pongo, esto lo omito y de tanto en tanto a lo que meto mano es a la interpretación de dichas cifras.

Amigo, no somos nadie... ni siquiera meras cifras!!!

Un abrzote