Quantcast De vuelta y media: septiembre 2008
Cargando

lunes, 29 de septiembre de 2008

La reforma de la ley de extranjería y la crisis económica

Se avecina una nueva reforma de la Ley de Extranjería, y aunque ya estábamos avisados, me pregunto si llega en el mejor de los momentos.

La incertidumbre económica que copa titulares y desvelos puede dar la perfecta cobertura a una reforma legislativa de corte restrictivo que limite las oportunidades para una vida digna de las personas inmigrantes.

El Gobierno lleva días repitiendo que la reforma será "limitada y concreta". Tratan así de poner coto a las ansias "reformistas" de quienes intentan pescar en río revuelto.

Sin embargo puede ser buena idea tratar de concretar que es lo que cabe esperar de esta reforma, para así poder identificar si se ha cedido a la presión y en que se ha cedido.

En principio parece que la reforma afrontará los siguientes aspectos:

- Por un lado incorporará las modificaciones impuestas por el Tribunal Constitucional. Éstas obligan a eliminar los límites que la ley en vigor pone a las personas inmigrantes en situación irregular en la práctica de derechos fundamentales como los de asociación, sindicación, etc.

- En la misma linea se incorporará la normativa comunitaria desarrollada durante los últimos años. Aquí se sitúa la anunciada ampliación de los plazos de reclusión de las personas inmigrantes de los 40 días actuales a los 60 actuales derivada de la llamada directiva de la vergüenza.

Parece que dicha directiva también va a obligar a cambiar el periodo máximo de tiempo que una persona expulsada de España tiene que esperar antes de poder regresar. Actualmente en España, para determinados casos, dicho periodo es de diez años. La normativa europea va a obligar a reducirlo a cinco años.

- También, y de cara a facilitar el voto de las personas inmigrantes en las elecciones municipales, se precisa incorporar alguna modificación en la ley de extranjería. En este punto confieso que me pierdo. Lo que leo al respecto no me parece muy diferente de lo que actualmente ya se recoge.

- Otro de los ámbitos que, parece, va a sufrir modificaciones es el relativo a la reagrupación familiar. Por un lado se va a limitar la posibilidad de que las personas puedan traer a sus padres, y por otro se va a facilitar el permiso de trabajo automáticamente a las parejas e hijos reagrupados. En otras palabras el derecho a vivir con los tuyos queda condicionado a la condición de trabajador/a.

Hasta aquí lo que se ha venido anunciando.

Aspectos como la eliminación del arraigo social como vía de regularización, la creación de centros de menores en países de transito, la limitación en el acceso a la sanidad; la prohibición de realizar regularizaciones o el famoso contrato de integración son puntos que otros partidos han demandado en repetidas ocasiones y que, aunque parece que no tienen posibilidades de prosperar, seguro vuelven a poner sobre la mesa.

En definitiva, lo esperable es una reforma que, aún tocando algún elemento de fondo, no supone un cambio sustancial en la normativa. Sin embargo la actual coyuntura económica ya ha conseguido monopolizar los comentarios respecto a la reforma dando motivos para temer cambios de última hora.

(Actualización 02/10/09): Según dijo ayer el ministro la intención es que la reagrupación familiar de ascendientes no se pueda realizar antes del 5 año de residencia legal.

(Actualización 06/10/09): Vía Puntos Suspensivos llego al comunicado de SOS racismo respecto a la reforma. No se puede decir mejor ni dejando tan claro el fondo del problema.

Imagen (Bajo licencia CC): facing the storm (http://www.flickr.com/photos/tonivc/723666759/)

domingo, 21 de septiembre de 2008

miedos de encargo e inmigración

No soy muy dado a las teorías conspiratorias y tiendo a rechazar la tendencia a atribuir, de principio, mala intención a las actuaciones ajenas.

La mayoría de las ocasiones las cosas son mucho más sencillas e inocentes de lo que se suele interpretar, y la máxima: "piensa mal y acertarás" creo que responde más a la necesidad de conversación que a la de comprensión.

Sin embargo, ante gran parte del discurso público sobre la inmigración o la interculturalidad no dudo en aceptar la existencia de intereses ocultos, y aunque hago el esfuerzo de buscar una explicación más sencilla, lo cierto es que no la encuentro.

Creo sinceramente que vivimos en una época en que los miedos cotizan al alza, y en el que tanto grupos políticos, económicos y sociales, como administraciones, estados y organismos internacionales se valen de los temores de la población para afianzar sus propios intereses.

En este panorama, son muchos los que han venido utilizando los potenciales temores asociados a la inmigración en su propio beneficio.

A la hora de atemorizar, la inmigración da mucho juego: es un fenómeno que implica a una población sin voz (practicamente) ni voto (absolutamente), económicamente vulnerable y amenazante en cuanto a que sus rasgos diferenciales cuestionan los nuestros. La inmigración es un fenómeno complejo, y como tal sujeto a múltiples tergiversaciones y manipulaciones.

En una viñeta reciente de El Roto un político promete a la población: "nosotros os defenderemos de las amenazas con las que os asustamos". Yo no habría sabido describirlo mejor.

Pero no es el único. Además de un excelente artículo firmado por Ignacio Muro (no dejéis de leerlo), durante las últimas semanas he encontrado un par de referencias a novelas, como la última de Juan Goytisolo, cuyo tema principal es el miedo como elemento distintivo de nuestra sociedad.

Tranquiliza saber que, además de ilusionistas del miedo y vendedores de tormentas, hay quienes denuncian cuanto de artificio hay en los temores de encargo que pueblan los titulares.


Imagen (bajo licencia CC): fear itself by darkmatter (http://www.flickr.com/photos/cdm/190207508/)

domingo, 14 de septiembre de 2008

Rajoy, la vendimia francesa y el regreso a tiempos pasados

Pues, en cierto modo, no deja de ser un cierto ejercicio de empatía con el vendimiador y de coherencia con la esencia de la vendimia.

Me refiero a la tendencia de Rajoy por exprimir y sacar todo el jugo posible al fenómeno migratorio... cierto es que en vez de uva lo que pisa y exprime son personas pero, que diablos!, la denominación de origen es lo que tiene, ¿no?.

El caso es que hoy afirmaba que estamos "volviendo a tiempos pasados" y se sorprendía del número de españoles y españolas que querían ir a vendimiar a Francia. Lo hacía justo después de recordar que el aumento de personas inmigrantes que cobran la prestación por desempleo.

En otras palabras, de sus palabras se puede entender que hay tan poco trabajo que los trabajadores españoles tienen que salir a buscarse las lentejas, mientras que los inmigrantes se quedan aquí viviendo de la sopa boba.

Sin embargo lo que no dice es que en la vendimia francesa se paga un 51% más que en la española, que las condiciones laborales superan con mucho a las ofrecidas en España, y que en buena lógica la gente prefiere en principio ir donde se trabaja mejor.

Tampoco comenta que los temporeros y vendimiadores españoles nunca han dejado de viajar año tras año a Francia. El año pasado hubo unas 11.000 personas españolas vendimiando en Francia, casi la misma cifra que este año.

Me queda la duda de si al hablar de ese "pasado" al que volvemos se refere a los 100.000 temporeros que en 1970 se desplazaron a Francia a vendimiar.

Y por supuesto no comenta que en la vendimia francesa se cuidan mucho de tener trabajadores sin papeles, lo que da una clara ventaja a los temporeros comunitarios frente a quienes pueden tener un permiso de trabajo solo válido en España y, en muchos casos, para determinados sectores.

En todo caso, ya sabemos, cuando se trata de exprimir sobran los detalles.

Imagen (bajo licencia CC): wine bubble (http://www.flickr.com/photos/waynemah/162250263/)

domingo, 7 de septiembre de 2008

"la igualdad no es una concesión"

En el informe anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Javier de Lucas, invitado de lujo, firma un texto que me gustaría recomendaros.

A modo de muestra:

"la clave está en aceptar que la igualdad no es una concesión sino un proceso de conquista que siempre supone conflicto social y político. Así no podrá hablarse de igualdad mientras no haya reconocimiento de la plena condición de sujeto del espacio público que al inmigrante le corresponde.

No hay igualdad si nos limitamos a la lucha contra la discriminación, sin incidir en la integración política, que no es más que reconocimiento como sujetos, respeto y participación"

Javier de Lucas. Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política. UV. (p. 173)

¡Ahí es nada!

Imagen (bajo licencia CC): Different, yet equal (http://www.flickr.com/photos/belljar/76582424/)

jueves, 4 de septiembre de 2008

Blanco, en botella y pernicioso: mala leche

Ante el aumento del desempleo, y pese al anuncio de un "paquete de medidas" para afrontarlo, el ministro Corbacho solo ha concretado dos, ambas relacionadas con la inmigración y ambas con un impacto que no pasa de ser anecdótico.

Del retorno voluntario ya he comentado su, hasta la fecha, limitado alcance.

Por otro lado, la iniciativa presentada ayer por el ministro, y criticada ampliamente hoy por los agentes sociales, consiste en limitar las contrataciones en origen y supone la segunda medida concreta planteada como solución al desmpleo.

Entre otras consideraciones no deja de ser curioso que las contrataciones en origen, articuladas a partir del llamado "Catálogo de ocupaciones de dificil cobertura" suponen un reducido porcentaje en el acceso al mercado laboral español.

Su reciente incremento tiene más que ver con el aumento de las inspecciones de trabajo y con que bajo su paraguas se camufla la principal fuente de acceso al permiso de trabajo de quienes están en situación irregular y consiguen una oferta de su empleador y el permiso para volver a su país a esperar el visado, sin tener que esperar en las sombras tres años.

Además es una medida que abunda en la tendencia a responsabilizar a las personas inmigrantes de la actual situación económica y del creciente desempleo

En resumen una medida tan sonada como poco efectiva; Blanco y en botella: Manipulación y mala leche

martes, 2 de septiembre de 2008

Estoy de vuelta

Es sorprendentemente fácil perder el pulso de los fenómenos sociales cuando tienes la atención centrada en el pequeño y autosuficiente mundo que, de puertas adentro, se crea cuando aumenta la familia.

Retomar ese pulso implica convencerse de que no se está tan fuera o tan lejos como uno siente; implica vencer un cierto sentimiento de vértigo y saltar a unas aguas que, aunque conocidas, intuyes tan frías como encabritadas.

Me lo he tomado con calma. ¡Qué os voy a decir!

Yo, al menos respecto a este blog, lo tengo claro. No se trata de escribir por escribir sino de tener ganas de hacerlo. No se trata de analizar u opinar para escribir, sino escribir aquello que estás analizando. Se trata de querer escribir lo que tienes en mente.

Poco a poco, una vez de vuelta al trabajo, la dinámica de éste y mi desordenada rutina de lecturas varias han conseguido que las ganas de escribir superen a las resistencias y coja el boli... y es que, secuestrados los tiempos y espacios en casa, escribo desde el tren que me lleva, de mañana, a Madrid, y escribo a boli...

Y el caso es que lo que iba a ser la breve introducción, un párrafo o dos, del primer post se ha convertido en una entrada con entidad propia. Una entrada en primera persona, rara avis en este blog, que tal vez sea fruto de estos días de recogimiento doméstico. No se... podría ponerme a analizarlo pero, la verdad, no me apetece... lo que me apetece es escribir.

Imagen (Bajo Licencia CC:) Lejanias (http://www.flickr.com/photos/movimente/2269590666/)