Quantcast De vuelta y media: marzo 2008
Cargando

miércoles, 12 de marzo de 2008

inmigración y algunas incógnitas post - electorales

En unos días las elecciones nos parecerán muy lejanas y, aunque solo sea por salud mental, nuestra atención se irá dispersando en temas más cotidianos.

Así que, antes de pasar página, creo que vale la pena plantear una serie de cuestiones que, respecto a la inmigración, nos han dejado los cantos de sirena electorales.

En primer lugar, y a la vista de los posicionamientos de CiU respecto de la inmigración, cabe preguntarse si la "estabilidad" que dicen perseguir los pactos no se conseguirá a costa de los derechos de las personas inmigrantes.

En segundo lugar me pregunto si, como parece desprenderse por lo escuchado, la única política migratoria va a ser el control de fronteras, o si habrá hueco para los mecanismos de acceso al mercado laboral, las políticas de integración y el acceso a la ciudadanía.

Otra incógnita es la lectura que el principal partido opositor, el PP, hará respecto de la eficacia de su discurso sobre la pérdida de derechos que supone la inmigración para la población española. O planteado en otros términos ¿cruzaron una línea que tiene marcha atrás?

Por último convendría saber si la relativa autonomía e iniciativa con que el Gobierno Español ha venido actuando en Europa para dar respuesta a los retos migratorios se va a mantener, o si se van a replegar al discurso del miedo y el candado.

Ahí es nada. En fin... ¿pasamos página?

Imagen bajo licencia CC: where the sidewalk ends(http://www.flickr.com/photos/lesbianburrito/2192652454/)

sábado, 8 de marzo de 2008

Conozco a una mujer

Conozco a una mujer cuyo derecho a decidir cuenta con varias hipotecas. Una mujer que ha de pagar un elevado interés por sentir y emocionarse. Que acepta cargos que no son suyos.

Es una mujer que esboza una sonrisa cuando escucha hablar de conciliación familiar, de igualdad de oportunidades, de cualificación, de respeto o de integración.

Una mujer cuya identidad como persona ha sentido peligrar ante comentarios, insinuaciones, propuestas o viles coacciones.

Conozco a una mujer que sufre la distancia en el brillo de los ojos mientras sus labios optan por la sonrisa. Una mujer que en ocasiones es sumisa y resignada, pero en otras, las mas, es aliento y soporte.

Una mujer a la que los retratos familiares de la cartera pesan como la culpa. Una mujer que nunca ha llegado a estar del todo acá, pero cuya presencia es aire puro.

Conozco a una mujer que trata de definir su espacio al margen de casillas, ismos y reglas escritas. Que sabe que las palabras son poco útiles para atrapar una realidad que tiende a escurrirse entre los dedos

Es una mujer que sufre de soledad y desprotección, de responsabilidad y esperanza. Que que se da más de lo que se reserva.

Conozco a una mujer, la mujer inmigrante, que no se si se sentirá aludida hoy día de la mujer trabajadora. Espero que así sea.

imagen bajo licencia CC: Reshaping her wings (http://www.flickr.com/photos/seraphimc/119725725/)

jueves, 6 de marzo de 2008

Valoraciones contracorriente: La OCDE ante la inmigración.

Al hilo de la publicación del último informe sobre el desarrollo de la inmigración, la OCDE se ha desmarcado con algunas valoraciones que, en los tiempos que corren y por honestas, llaman gratamente la atención.

Quizá el dato más sobresaliente que se ha presentado es el relativo a la sobrecualificación de la población inmigrante respecto del trabajo que desempeñan. En concreto, España es el segundo país en el grado en que la inmigración realiza trabajos inferiores a su capacitación.

Quizá la recomendación mas remarcable, por el ahínco con que se repite desde la Organización, sea la mayor inversión en políticas de integración con mayúsculas.

En todo caso a mi, lo que me parece más reseñable es que, estando inmersos en España en un maremoto electoral en el que sólo parece haber acuerdo en el rechazo a futuras regularizaciones, el máximo responsable de la organización en materia migratoria, Jean-Pierre Garson, ponga a la tan denostada última regularización española como ejemplo a seguir.

Y, ya lanzado, llegó a denunciar, al igual que yo comentaba aquí hace unos meses, como algunos de los países más críticos con dicha medida han generado a escondidas medidas similares.

En resumen que parece que la OCDE, una organización que me genera ciertas dudas, se ha distanciado abiertamente de la hipocresía y el mercadeo que parece primar en el discurso político de los países desarrollados, y se ha posicionado a favor de planteamientos más rigurosos y ajustados en el abordaje de el fenómeno migratorio.

Imagen bajo licencia CC: Classroom from Dunce Corner (http://www.flickr.com/photos/davidrn/1294933659/)

sábado, 1 de marzo de 2008

Persecución por género y asilo

Ahora que, de un modo tan oportunista como triste, los políticos suman a su mensaje la necesidad de combatir la violencia de género y sus cimientos culturales, vale la pena recordar la campaña promovida por CEAR Euskadi para que se reconozca de un modo efectivo la persecución por motivo de género como motivo de asilo

Hace años, muchos, en un país del golfo pérsico una joven volvía a casa cuando fue secuestrada por un vecino del mismo pueblo. Tras el cautiverio se "celebró" la boda. Los derechos que había "adquirido" durante su retención pesaron más que la opinión de la mujer y su familia.

Quizá no fuese algo habitual y quizá, como después se vio, el hombre tuviese un carácter marcadamente antisocial, violento y marginal, pero el caso es que la patriarcal legislación de su país no fue capaz de proteger de las palizas, encierros y vejaciones a estas mujer.

Años después su hermano, residente en España, consiguió, a cambio de infringir las normas de su país y sacrificar sus posibilidades de volver a el, traer a esta mujer.

Su cuerpo tenía las secuelas de lo impensable y la tensión de la eterna desconfianza. En su mirada la derrota y sumisión fueron poco a poco apartándose para permitir el regreso de un cierto brillo de dignidad.

Hace dos años y medio se convirtió en la primera persona a quién España concedió la protección del estatuto de refugiada por motivo de la violencia de género.

Se hizo una rueda de prensa y apareció en los medios. Pero se olvidaron de reconocer que el mérito de abrir esa puerta la tuvieron ese hermano y su familia, tan luchadores como pacientes; tan similares en su modo de encarar la adversidad como distintos eran sus países de origen. Confío en que sigan bien.

Hoy ya necesitaríamos la segunda mano para contar las personas que, sufriendo algún tipo de persecución por género, se han beneficiado en España de una protección que sus países no les brindan.

Sin embargo se echa en falta un posicionamiento claro y una actitud de promoción internacional de la defensa del derecho de asilo ante situaciones de persecución por género. Esto es lo que se pide desde CEAR Euskadi con la campaña No Entra.

Las sociedades y sus retos cambian con el tiempo y es una virtud saber reaccionar para hacerles frente. Sería una virtud reconocer, más allá de la palabra, que acabar con las desigualdades de género y sus sangrientas consecuencias es uno de los grandes retos de nuestro tiempo.


Imagen bajo licencia CC: Escape (http://www.flickr.com/photos/galinette/2091176475/)