Quantcast De vuelta y media: Derechos Humanos y la diferencia entre el decir y el hacer
Cargando

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Derechos Humanos y la diferencia entre el decir y el hacer

El compromiso con los Derechos Humanos exige algo más que palabras

Seguro que en las fiestas y actos públicos para festejar el 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos las palabras de nuestros representantes políticos y legisladores son sólidas y sus miradas son francas.

Pero mañana, seguro, esas mismas palabras perderán consistencia y esas miradas cederán transparencia.

Seguro que la solidez perdida en las palabras la ganarán los muros, reales y psicológicos, que vetan y condicionan el acceso a estos Derechos Humanos tan alabados el día de hoy.

Seguro que quienes conocen el sentido real de lo que implica no disfrutar de lo Derechos Humanos no sabrán de aquellas fiestas y si de estos muros.

Seguro que habrá quién, mañana mismo, esgrima la defensa de los Derechos Humanos para aislar, marginar, excluir... seguro que esa misma persona defiende muros, bombardeos y ocupaciones como herramientas de promoción de estos Derechos.

Legislaciones más restrictivas, alambradas, instumentalización de los grupos minoritarios, ... No me queda claro el compromiso de Europa y de España con los Derechos Humanos, la verdad.

Imagen (bajo licencia CC): josebarbanza (alambrada)

5 comentarios:

syriangavroche dijo...

"Seguro que habrá quién, mañana mismo, esgrima la defensa de los Derechos Humanos para aislar, marginar, excluir... seguro que esa misma persona defiende muros, bombardeos y ocupaciones como herramientas de promoción de estos Derechos."


Amén...

Un saludo

JLuis dijo...

Dejémoslo en "lo has clavao"...

que lo de amén me da un tanto de yuyu... (Aprensivo que es uno)

Un abrzo

Itsaso dijo...

Esos no ven más alla que de sus ojos, su familia y el bienestar de los suyos. De ahí en adelante, les importa un pimiento todo.

Martín Bolívar dijo...

Hechos, no palabras, que ya decían los romanos.

JLuis dijo...

No te falta razón Itsaso.

Así es Martín... no hemos avanzado desmasiado

Un abrzo para cada un@