Quantcast De vuelta y media: "la igualdad no es una concesión"
Cargando

domingo, 7 de septiembre de 2008

"la igualdad no es una concesión"

En el informe anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Javier de Lucas, invitado de lujo, firma un texto que me gustaría recomendaros.

A modo de muestra:

"la clave está en aceptar que la igualdad no es una concesión sino un proceso de conquista que siempre supone conflicto social y político. Así no podrá hablarse de igualdad mientras no haya reconocimiento de la plena condición de sujeto del espacio público que al inmigrante le corresponde.

No hay igualdad si nos limitamos a la lucha contra la discriminación, sin incidir en la integración política, que no es más que reconocimiento como sujetos, respeto y participación"

Javier de Lucas. Catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política. UV. (p. 173)

¡Ahí es nada!

Imagen (bajo licencia CC): Different, yet equal (http://www.flickr.com/photos/belljar/76582424/)

5 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Una verdad como un templo.

Salud y República

migramundo dijo...

Pero yo creo que sin integración social no hay integración política posible, a menos que se consideres políticas las estrategias sociales. En cualquier caso, me parece una gran reflexión. Saludos.

Francisco O. Campillo dijo...

Creo que la información que contiene este post debe ser conocida y me parece oportuno el enfoque que le da DE VUELTA Y MEDIA, así que lo enlazo desde CAMINANDO. Es una ayudita pqueñita, pero todo suma; creo.
Un abrazo solidario.

June Fernández dijo...

De quitarse el sombrero. Jo, me pillas un poco cansada como para hacer una reflexión coherente. Me interesa qué papel tiene la población inmigrante en todo ésto. Es decir, si la igualdad se conquista y no se concede, es el sujeto quien tiene que actuar y no esperar. Pero luego dice que no puede hablarse de igualdad si no hay un reconocimiento al sujeto. Por lo tanto, la primera conquista que tiene que lograr el sujeto es ser reconocido como tal.

En fin, con este trabalenguas quiero decir que no sé muy bien cómo un sector de la población discriminado, criminalizado y castigado a la exclusión social y política puede conquistar ese reconocimiento. Supongo que el resto de la población, desde una posición más cómoda, tenemos que influir para que el poder haga ese reconocimiento, y no por concesión sino por convicción. Hasta entonces, de todas formas, me parece muy interesante el tema de fomentar de alguna manera la participación de la población inmigrante, aunque sea en foros alternativos a los espacios de poder. Toda implicación en movimientos sociales, culturales, cualquier tipo de asociacionismo, supongo que contribuirá a que de alguna manera, como decimos en feminismo, se "empoderen" y se reivindiquen como ciudadan@s de pleno derecho... Perdonadme si estoy desvariando.

En cuanto a lo que plantea Migramundo, no lo veo nada claro. Está claro que estar integrada socialmente (tener las necesidades básicas cubiertas, ser mínimamente respetada por el entorno...) facilita la integración política. Pero el proceso contrario es también necesario: reclamar la integración política como paso previo a que sean las propias personas inmigrantes quienes luchen por garantizar sus derechos (imprescindible para poder integrarse). Espero no haber liado mucho la manta.

Me alegro de tu vuelta. Un beso para ti y otro para el peque.

Jluis dijo...

Yo creo que, en el fondo, es un artificio hablar de una integración política y otra social.

Si así lo hacemos es porque la participación política está desgajada del resto de opciones de integración social.

Tal como dices June las personas inmigrantes habrían de ser los protagonistas de esa conquista, que más que por la participación, sería mediante la participación.

Hasta que se disponga de dicha opción, hasta que sean reconocidos como ciudadanos con voz, con voto, y con opción a ser escuchados y votados, creo que la conquista debería ser de todos y cada uno.

Guillermo, no creo que se trate de ver que vía es más importante. Ya digo que creo que son una sola vía, pero amputada. Se trata de remarcar una parte sustancial que se está sacando de la ecuación es fundamental para conseguir el resultado esperado.

Gracias Francisco y Rafa... Un abrazo para tod@s