Quantcast De vuelta y media: Blanco, en botella y pernicioso: mala leche
Cargando

jueves, 4 de septiembre de 2008

Blanco, en botella y pernicioso: mala leche

Ante el aumento del desempleo, y pese al anuncio de un "paquete de medidas" para afrontarlo, el ministro Corbacho solo ha concretado dos, ambas relacionadas con la inmigración y ambas con un impacto que no pasa de ser anecdótico.

Del retorno voluntario ya he comentado su, hasta la fecha, limitado alcance.

Por otro lado, la iniciativa presentada ayer por el ministro, y criticada ampliamente hoy por los agentes sociales, consiste en limitar las contrataciones en origen y supone la segunda medida concreta planteada como solución al desmpleo.

Entre otras consideraciones no deja de ser curioso que las contrataciones en origen, articuladas a partir del llamado "Catálogo de ocupaciones de dificil cobertura" suponen un reducido porcentaje en el acceso al mercado laboral español.

Su reciente incremento tiene más que ver con el aumento de las inspecciones de trabajo y con que bajo su paraguas se camufla la principal fuente de acceso al permiso de trabajo de quienes están en situación irregular y consiguen una oferta de su empleador y el permiso para volver a su país a esperar el visado, sin tener que esperar en las sombras tres años.

Además es una medida que abunda en la tendencia a responsabilizar a las personas inmigrantes de la actual situación económica y del creciente desempleo

En resumen una medida tan sonada como poco efectiva; Blanco y en botella: Manipulación y mala leche

1 comentario:

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Muy bien visto lo de la inutilidad de andarse preguntando por la reducción de las contrataciones en origen cuando en realidad no se contrata a la gente en origen. Eso es algo que la gente que no está pegada al tema, como es natural, no sabe. Con lo cual las medidas -después al parecer retiradas- de Corbacho son una pantalla simbólica sobre la que proyectar, una vez más las contradicciones de nuestra sociedad (fingir que se tiene claro como abordar la crisis económica) cargando el peso, aunque sea sutilmente, sobre los, anteriormente llamados inmigrantes, hoy fuerza de trabajo sobrante.