Quantcast De vuelta y media: Tres nuevos apuntes sobre la directiva de la vergüenza
Cargando

sábado, 10 de mayo de 2008

Tres nuevos apuntes sobre la directiva de la vergüenza

De las reacciones que en entre ayer y hoy he podido leer sobre la "Directiva de la Vergüenza" y su discusión traigo tres apuntes que creo vale la pena destacar.

En primer lugar las declaraciones de ayer de Alfredo Pérez Rubalcaba que tras señalar la intención del Gobierno de ampliar el plazo de internamiento actualmente vigente, se atreve a decir que "En España nadie va a perder derechos".

O bien las personas inmigrantes sin papeles no son nadie, o bien no entiende como derechos los reconocidos por el artículo 13 de la Declaración de los Derechos Humanos "Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado" o por el artículo 4 del protocolo 4 al Convenio Europeo a los Derechos Humanos "Las expulsiones colectivas de inmigrantes están prohibidas".

El segundo apunte sale de la lectura del artículo publicado hoy por Soledad Gallego-Díaz en el País, que entre otras acertadas valoraciones recoge las palabras del portavoz del PP Europeo, el alemán Manfred Webber: "Los centros de internamiento son instrumentos para presionar psicológicamente a los detenidos".

La tortura, porque se le puede llamar de otro modo pero sería solo enmascarar la realidad, deja de ser una posibilidad o un uso perverso de la Directiva para convertirse desde ya en el objetivo perseguido.

El tercer, y último, apunte es la, desde mi punto de vista, más acertada valoración de las escritas al respecto. En Quilombo, blog que cada día sigo con mayor interés, Samuel escribe hoy:


Cuanto más se centra el debate en el grado, en la modulación de la represión, más nos olvidamos de discutir lo esencial, que es la represión misma. Más nos alejamos de la decisiva cuestión de la creación de estatutos jurídicos diferenciados que permite el vigente sistema de permisos de trabajo y de residencia.

¡Ahí es nada!

Imagen bajo licencia CC: Clausura (http://www.flickr.com/photos/jmferraz/2288063570/)

1 comentario:

Guillermo Pardo dijo...

Lo de la represión es evidente porque de lo contrario no se entienden esas medidas tan drásticas que se pretenden imponer por circular sin documentación, en algunos casos más graves incluso que las que prevé nuestro código penal por conducir borracho, atropellar o matar a alguien. Los atenuantes hacen que muchas personas que han delinquido se libren de penas mayores que los 18 meses que se proponen para algunos supuestos relacionados con los inmigrantes indocumentados. Penoso... y represor. Saludos