Quantcast De vuelta y media: No me gusta
Cargando

lunes, 21 de abril de 2008

No me gusta

No, no me gusta

No me gusta lo que leo últimamente. No me gusta nada el cambio de discurso. No me gustan las nuevas caras, ni los nuevos gestos. No me gustan estos cambios a la hora de acentuar las prioridades.

No, no me gusta... y, ciertamente, no creo que sea aplicable aquello de "para gustos están los colores"

Imagen (bajo licencia CC): http://www.flickr.com/photos/zlz212/1890236998/

4 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

José Luis de acuerdo contigo, hay tres ministros del nuevo gobierno que no me gustan nada: Fomento, Justicia e Inmigración. Y este último por declaraciones anteriores que hablann de mano dura en el tema de inmigración.

Saludos

June Fernández dijo...

¿Se evitan los pisos patera negando el empadronamiento y los derechos sociales al que éste abre la puerta a quienes cuentan con menos de 10 metros cuadrados para vivir? No. Se consigue que haya los mismos pisos patera, llenos de personas sin absolutamente ningún derecho, sin acceso a las prestaciones que le ayudarían a salir del piso patera. Es absolutamente lamentable.

El simple hecho de que sea el Ministerio de Trabajo e Inmigración ya dice mucho, deja claro la concepción utilitarista del gobierno. Los inmigrantes son sólo concebidos como mano de obra y, a ser posible, barata.

Y, aunque sea una anécdota, me llamó la atención que el ministro de Inmigración sea el único que no tiene estudios superiores. ¿No había candidatos mejor formados y, de paso, menos xenófobos para ese cargo? Me da ganas de dar una palmadita en la espalda a aquellos que optaron por el voto útil. ¿Han conseguido frenar a la derecha? Yo creo que la tenemos en el gobierno.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

June,

Tienes toda la razón en lo del Ministerio de Trabajo e Inmigración, pero la verdad es que lo prefiero a Interior (lo que pasa es que han mandado los asuntos sociales a otro sitio). En cualquier caso, estamos de acuerdo en que al final lo que importa es qué políticas concretas se van a emprender, si es que se emprende alguna.

Si es verdad que acecha la crisis económica vamos a tener que estar muy atentos, porque los migrantes tienen todas las papeletas para acabar pagando el pato de las vacas flacas desde diversos puntos de vista. Y al mismo tiempo, afinar nuestros discursos frente a la xenofobia, que donde no hay harina todo es mohina.

Jluis dijo...

El cambio de estilo parece indicar una primacía de esa sobrevalorada visión pragmática y resolutiva que se desarrolla siempre a la defensiva, y como respuesta ante nuevas demandas, en lugar de una visión más estratégica que toma las riendas y mira más allá del futuro inmediato.

Una pena.

Respecto del tema de en que cartera ha recaído la inmigración, yo la verdad es que soy más partidario de una visión trasversal y evitar eso del ministerio de la inmigración.

Es cierto que hay que prestar más atención a las líneas de actuación y políticas concretas que puedan irse desarrollando, pero el cambio de discurso creo que es significativo, y que va más allá de un cambio de formas.

Un abrzo