Quantcast De vuelta y media: información estadística sobre raza o religión. ¿Para qué?
Cargando

lunes, 18 de febrero de 2008

información estadística sobre raza o religión. ¿Para qué?

Sigo sin entender el interés que puede tener recoger información estadística sobre la raza o la religión de las personas que acceden a los sistemas de protección social.

Tan útil como saber si la piel de una persona es negra, me parece saber si su pelo es rubio, un rasgo que, sin embargo, no parece despertar tanto interés.

No es un debate nuevo. Hace unos meses, aquí mismo, comentaba mi rechazo al hilo de la anulación de la normativa que en Francia prohibía el uso de dicha información a efectos estadísticos.

Desde mi punto de vista la información relevante es la que se recoge sobre aquellos factores que guardan una relación directa sobre las situaciones de exclusión y sobre los que, además, se puede intervenir. Algo que creo no ocurre en el caso de la religión o, sea lo que sea, la raza.

La formación, el estado de salud, el apoyo social, la situación administrativa, etc. son datos importantes de recoger y cuyo análisis nos puede dar pistas para la intervención social. Pero ¿Qué nos aporta la pertenencia étnica?

Además de su inutilidad me parece que el riesgo de confusión, cuando no de uso mal intencionado, de semejante información es elevado.

Es fácil confundir una correlación (dos cosas vienen juntas), con una relación causal (una es consecuencia de la otra). Es fácil, por lo tanto, poner el peso de la explicación de una situación de exclusión en factores atribuidos a la raza o la religión.

Ya digo, no acabo de entender el interés que tienen las instituciones (hoy me lo he vuelto a encontrar) en recoger dicha información bajo el argumento de que es "para uso estadístico". No entiendo porqué interesa mas que saber el porcentaje de rubi@s o el de seguidor@s del Atletic.

Imagen (bajo licencia CC): Sardexka (Fork)http://www.flickr.com/photos/iker/466445428/

9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Es difícil de entender si no fuera porque detrás se esconde un morbo xenófobo que interesa a muchos.

SAlud y República

Martín Bolívar dijo...

No me extraña que, detrás de todo, exista un fin económico, o un miedo xenófobo como comenta rgalmazán.

Guillermo Pardo dijo...

Más que un fin económico, como dice Martín, quizá un trasfondo comercial. Desde luego no tiene sentido que la Administración se interese por datos que a mí también me parecen superfluos. Saludos.

June Fernández dijo...

Completamente de acuerdo. No tiene sentido. A la religión no le encuentro explicación aunque me meta en el cerebro de una xenófoba. En cuanto a las razas, somos muchas las que, basándonos en la ciencia, intentamos convencer de que no existen. En cualquier caso, la mayoría de problemas que se podrían asociar a personas de otras etnias no son problemas de raza sino de clase, de exclusión social.

Por último, me ha recordado a un debate en clase de deontología periodística. Discutíamos si en los titulares hay que meter la nacionalidad del delincuente. Yo tenía claro que no y me indignaba el argumento de una compañera: "El lector tiene derecho a saber más sobre un delincuente". El siguiente paso será decir "Colombiano, homosexual, negro, menor y discapacitado asesina a una joven". Ala, sigamos estigmatizando.

Jluis dijo...

Si Rafa... algo de ese "morbo xenófobo" ha de haber.

La tendencia a atribuir un papel causal a los factores de diferenciación está muy arraigada y, al menor descuido, tiende a dejarse ver.

June, respecto a la religión, espero equivocarme pero mucho me temo que próximamente va a ser un factor de discriminación muy importante en una época que ha elegido como "coco" de turno al Islam.

Un abrzo a tods.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Claro, sí que los datos sobre religión pueden ser útiles para articular las políticas xenófobas.

Por ejemplo:

http://kantor-blog.blogspot.com/2008/01/kantor-demo-tool-and-european-muslim.html

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Se me ha cortado el enlace, vaya muñón que estoy hecho, a ver si así me sale.

Y si no, pues está en la página más moderna del blog ;-)

Jluis dijo...

Me hago una idea Antonio.

Max Webos dijo...

A ver, yo creo que recoger esos datos no es malo, porque pueden tener un interés científico e incluso servir para conocer mejor ciertas situaciones de exclusión social sobre las que se debe actuar. Otra cosa es lo que se haga con ellos, y a las conclusiones a las que se lleguen cogiendo los datos de forma sesgada o estableciendo relaciones causales infundadas o basadas en hechos consumados tergiversados.
Saludos!