Quantcast De vuelta y media: españoles sin papeles
Cargando

lunes, 11 de febrero de 2008

españoles sin papeles

La machacona afirmación de que, a diferencia de quienes hoy llegan a España, la emigración nacional viajó con permiso de trabajo, contrato laboral y toda la documentación en regla es, en buena medida, un mito.

Un reciente estudio, publicado por Blanca Sánchez Alonso y titulado "Tópicos e inocencias de la inmigración española desde una perspectiva histórica" señala, entre otras cosas, como la mitad de los trabajadores y trabajadoras españolas que emigraron entre los años sesenta y setenta lo hicieron de forma clandestina.

El régimen franquista firmó convenios con diferentes países europeos, pero la sociedad española desconfiaba de los cauces oficiales y estaba más acostumbrada a buscar salidas en las rendijas del sistema impuesto. El boca a boca tenía más peso que la propaganda oficial.

En la misma línea Ana Fernández Asperilla cuenta en Mineros, sirvientas y militares, como el agregado laboral de España en Bruselas comunica en 1964 que "La emigración clandestina española en Bélgica sigue aumentando de un modo alarmante, ya que un 60% al menos de nuestros compatriotas que llegan a este país viene al margen del Convenio".

Algunos de quienes migraron, hoy escuchan con asombro lo que de entonces se cuenta. "Los españoles tenemos la memoria muy corta, porque si nos hubiesen aplicado esta regla, al 70% de los que emigramos en los años sesenta nos hubieran devuelto a la frontera, porque la mayoría vinimos sin contrato", dice Antonio Aliaga, vicepresidente de la Federación de asociaciones de Emigrantes Españoles en Francia, en relación con alguna de las recientes propuestas.

No es la situación documental de quién migra lo que ha cambiado. Son las diferentes legislaciones europeas las que se han endurecido y buscan en las lagunas de la memoria argumentos para justificar su caracter restrictivo

Esa irreal imagen de una emigración española "ordenada" y "en regla" es dificilmente creíble. Aparentemente sumisa, es muy posible, como correspondía a la época, pero ordenada... parece que no tanto.

Fuente: Inmigración una oportunidad
Imagen bajo Licencia CC: no one is ilegal (http://www.flickr.com/photos/76345608@N00/853002972/)

9 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

Nos olvidamos de todo lo que no nos interesa.
Si bien es cierto que en los últimos años de la emigración española existían convenios, los comienzos y casi toda la emigración fue clandestina y casi irse con lo puesto y a recorrer mundo, sin saber destino concreto.
Haces muy bien en recordar etos detalles ahora que más llueve contra los inmigrantes, y no quiere ser pesimista, pero creo viene tiempos peores.
Un saludo

RGAlmazán dijo...

Yo no he leído el estudio, pero recuerdo haber vivido casos muy cercanos, de mi familia o amigos, que constatan lo que dice el estudio. Se iba como se podía, sólo en algunos países, como era el caso de Australia y creo que Suiza se iba con los papeles. Desde luego, en Francia y Alemania los que yo conozco, fueron todos sin papeles y allí se las apañaron. Iban porque tenían algun conocido o pariente y un sitio para dormir, con la maleta de cartón, llena de recuerdos y de chorizo del pueblo y el bolsillo vacío, esperando encontrar el paraíso.

Salud y República

Guillermo Pardo dijo...

No es que sea difícilmente creíble, es que es mentira. Los emigrantes de mi familia fueron inmigrantes legalmente indocumentados. Saludos.

Jluis dijo...

Vienen tiempos peores para la inmigración Eifonso. Solo queda saber cuan peores.

Yo tampoco quiero ser pesimista, pero las pistas, aquí y en el resto de Europa, van en esa dirección.

Es cierto que existieron esos convenios, pero parece que no fueron tan efectivos.

Rafa, Guillermo sin discutir que se hiciesen determinados esfuerzos institucionales, la emigración española fué en buena medida individual, indocumentada y clándestina. No faltan los ejemplos.

Un abrazo.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Siempre nos toca vivir tiempos interesantes (je), José Luis. Pero sí, antes no teníamos xenofobia porque tampoco teníamos extranjeros y es previsible que vaya a seguir creciendo. Así que nos toca ponernos manos a la obra e ir armándonos de pasión, pero también de argumentos.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Siempre nos toca vivir tiempos interesantes (je), José Luis. Pero sí, antes no teníamos xenofobia porque tampoco teníamos extranjeros y es previsible que vaya a seguir creciendo. Así que nos toca ponernos manos a la obra e ir armándonos de pasión, pero también de argumentos.

Jluis dijo...

Tienes razón Antonio. Toca prepararse y poner en ello cabeza y pasión.

Sin embargo hay aspectos y momentos en los que tengo más miedo que verguenza... y te aseguro que soy un rato vergonzoso ;-)

un abrzo.

entrenomadas dijo...

Qué bien que nos lo recuerdes. En este país la amnesia y la estupidez a menudo caminan juntos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo soy un caso del 2000. Indocumentado espanol en USA. Que por que? no sabria decirlo. Vine por amor, sin conocer muy bien lo que era el proceso migratorio (total, pensaba en volver). Me quede por trabajo porque al principio las cosas fueron saliendo bien. Pero a medida que pasa el tiempo, uno empieza a arraigar y se siente distante de su tierra. Poco a poco me he ido convirtiendo en uno mas de la masa inmigrante. He luchado con ellos porque mi trabajo consiste en eso y porque he sentido en carne propia la angustia, me ha dolido el desprecio, y he podido ver el abismo que separa a quienes tienen papeles, de los demas. Como sucede con la pobreza, son realidades que se dan la espalda. La mayoria de quienes intentan entenderlo son en realidad condescendientes, y no dejan de sentirse superiores. La otra gran mayoria, la de los intransigentes, se aprovecha de la debilidad ajena, de ese talon de aquiles del inmigrante, para sentirse mejor con su propia monotonia. Porque nunca tuvieron el valor de arriesgar. O se olvidaron. Y es que, como sucede con la pobreza, cuando logras cruzar la linea ya no quieres mirar para atras.
Aqui en Estados Unidos, a pesar de la division entre hispanos, he conocido el altruismo como un movimiento que lucha politicamente por los millones de indocumentados que esperan con miedo a que llegue la proxima redada y los separe de su familia. Yo tuve que dejar el trabajo que habia estado esperando toda mi vida. Asi sin mas, a los dos dias de empezar, en cuanto me cuestionaron los papeles. Lo deje por miedo a que llamaran a la migra, como los llaman aqui. Solo pude pensar en mis hijos, que estan solos conmigo en la ciudad. Que iban a hacer si yo no regresaba a casa?. Duelen tambien las mentiras. Un buen amigo espanol me dice que no es mentir, que es sobrevivir. Pero cansa, porque en realidad nunca tienes amigos.
La ilegalidad es muy dura en Estados Unidos, esta muy mal vista por los "legales", condenada en todos los aspectos. Yo se que muchos espanoles estan en contra de los inmigrantes que van a alla. Me dicen que no tienen dignidad porque trabajan por cualquier salario. Dan demasiado valor a la dignidad, que yo me he guardado en el bolsillo, tantas veces ha sido necesario, para poder comer. He trabajado turnos muy dificiles, he hecho varios trabajos a la vez, he regresado a la porteria cuando se me acababa el trabajo en el atico (en la misma empresa y con los mismos companeros, con humildad, intentando no escuchar los comentarios). Y esperando siempre que algun dia llegue mi hora. No creo que olvide esto jamas, pero quiero contarselo a mis hijos cuando crezcan para que no olviden que lo unico que nos diferencia a unos de otros son las circunstancias. Un saludo a todos los espanoles.