Quantcast De vuelta y media: Inmigantes y delincuencia
Cargando

jueves, 31 de enero de 2008

Inmigantes y delincuencia

Los datos cruzados sobre la evolución de la delincuencia y el incremento de personas inmigrantes en España contradicen a quienes se empeñan en señalar una relación directa entre ambos.

Sin haber ningún motivo para la sorpresa, lo cierto es que he tenido que contar hasta tres y esperar unos días antes de escribir sobre las declaraciones que Esperanza Aguirre hizo recientemente sobre el ánimo supuestamente delictivo de quienes llegan a España.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid afirmaba que el bajo coste de delinquir en España atrae a muchos "extranjeros", y que esto explica el aumento de la delincuencia en su Comunidad. Lo hacía sin aportar dato alguno... quizá porque estos no respaldan su valoración.

Los últimos datos que he podido conseguir sobre criminalidad en España los ofrece el Ministerio del Interior, y pertenecen a 2006.

Las tasa de criminalidad en España durante los últimos cuatro años se ha mantenido prácticamente estable. Mientras las faltas aumentaron un 0,2% de 2005 a 2006, los delitos disminuyeron en el mismo porcentaje.

Los homicidios descendieron en el mismo periodo un 2%, y los atracos vi0lentos en domicilios casi un 9%. El mayor aumento se produjo en los delitos asociados a los malos tratos en el entorno familiar.

Así la citada tasa de criminalidad no parece haber tenido una evolución paralela a la que ha experimentado el aumento de población inmigrante en España.

Más aún, siendo España uno de los países con mayor porcentaje de población inmigrante, es uno de los que tiene una menor tasa de criminalidad: 47,7 infracciones por cada millar de habitantes en España, frente a los 69 de media europea, o los 119 de Suecia.

La delincuencia se explica fundamentalmente desde la exclusión social, y sólo en la medida que las políticas de integración para personas inmigrante fracasasen se daría una mayor relación entre personas inmigrante y la delincuencia que la que se da para los españoles.

En todo caso esa teórica relación entre personas extranjeras, aunque antes que esto excluidas, y delincuencia, de darse tendría un carácter indirecto y sería responsabilidad directa de los organismos públicos, incluidos los presididos por la Sra. Aguirre.

Fuente: Migramundo

Imagen (bajo licencia CC): Bad Boys (http://www.flickr.com/photos/heloiselanteaume/295459066/)

6 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

Inmigración y delincuencia no van unidos, aunque hay sectores que se empeñan en relacionarlos.
Saludos

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Muy bien traídos esos datos. El tema de las supuestas conexiones entre migración y delincuencia es importantísimo, es una de las cuestiones donde tenemos que hilar más fino, porque son fortísimos los sesgos y las distorsiones que nos inclinan a culpabilizar a los inmigrantes de la inseguridad ciudadana; eso implica que en el discurso público el tema está mal planteado desde el principio, agrupándose arbitrariamente cosas que no tienen por qué estarlo y haciéndose preguntas inadecuadas para resolver problemas (sólo adecuadas para proyectar sobre los extraños nuestra sensación de inseguridad). Intentaré ocuparme de ello en mi propio blog dentro de algunas entradas.

Al mismo tiempo, nuestra lucha contra esas distorsiones no puede impedirnos ver, desde una perspectiva totalmente distinta, como la marginación y la exclusión producen y reproducen disfunciones sociales, como también apuntas, con acierto.

Max Webos dijo...

No hay más que ver el revuelo montado por el piso patera de Valladolid...como si a la gente le gustase vivir hacinada, y como wi todo pobre y extranjero fuese un bárbaro mangante. Pero es lo que vende (votos, periódicos...)

June Fernández dijo...

Qué bien que aportes datos y argumentos tan sólidos. Efectivamente, la delincuencia no es un problema de razas sino de clases, de exclusión. Pero dile a la derecha que hace falta cambiar la estructura de la sociedad para arreglarlo. Prefieren invisibilizar, criminalizar o expulsar a todo aquél que estropee la postal del 'España va bien'.

Guillermo Pardo dijo...

Está muy bien tu post y, además, es necesario insistir en esta cuestión, a la que precisamente más se agarran los xenófobos para culpar a la inmigración de que su seguridad está en peligro. Será por eso que sucesos como el ocurrido al "popular" José Luis Moreno tienen una repercusión tan exacerbada y exaerada, que él ha fomentado y sabido aprovechar para hacernos saber cómo piensa, cuando, por cierto, todavía, que yo sepa, no se sabe quiénes fueron los autores de su agresión. Saludos.

Jluis dijo...

Tal como comentáis, yo veo dos claves para analizar el porqué de emparejar dos procesos independientes como son la inmigración y la delincuencia.

Por un lado está esa tendencia o sesgo a temer al desconocido y responsabilizarlo de nuestros miedos.

Por otro lado, la parte fea del asunto, es que hay quien, consciente de ese sesgo, lo instrumentaliza para ganar votos a posiciones a costa de la pérdida de confianza en quienes son inocentes.

Como señala June, el inmovilismo de determinados grupos, lleva a buscar culpables desviando la atención sobre unas desigualdades que les benefician y que no quieren afrontar.

Abrzos para todos/as