Quantcast De vuelta y media: julio 2007
Cargando

lunes, 30 de julio de 2007

La profecía autocumplida y la interculturalidad

Es fácil recordar el fenómeno de la profecía autocumplida cuando se aborda la relación entre identidad e interculturalidad.

"La profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición "falsa" de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva "verdadera"." R.K.Merton (Teoría social y estructura social)

Es decir que los prejuicios sobre otras culturas y los comportamientos asociados pueden llevar a que el prejuicio se vuelva realidad.

Y en este proceso, cuando hablamos de interculturalidad, los sentimientos de identidad creo que podrían jugar un papel destacado.

Por ejemplo, si considerar que "los inmigrantes no se quieren integrar" lleva, por oposición, a no proponer su participación o a obviar su opinión al planificar determinadas actuaciones, efectivamente se les está excluyendo.

Y ante la exclusión está el refugio de la "identidad" y el rechazo a unas prácticas culturales que no se sienten como propias. De este modo el prejuicio se hace real.

Me pregunto que papel jugará todo ello en aspectos como la autonomía de la mujer musulmana. O que peso tienen las expectativas sobre el rendimiento académico en los resultados del alumnado inmigrante; O qué influencia tendrán las expectativas que sobre la capacidad laboral de los inmigrantes tienen sus empleadores.

Sin ser aplicable a todo prejuicio ni a todo comportamiento culturalmente diferencial, la llamada profecía autocumplida nos llama a prestar especial atención a los comportamientos asociados a los prejuicios, y a las respuestas identitarias que generan.

Imagen (bajo licencia CC): http://www.flickr.com/photos/tommyoshima/843456052/

viernes, 27 de julio de 2007

Precampaña electoral e inmigración

Estamos ya de precampaña electoral, los partidos políticos empiezan a almacenar munición y mucho me temo que las primeras señales indican que, de nuevo, la inmigración va a ser utilizada como artillería política.

Esta semana la dirección del PP solicitaba a sus dirigentes valencianos "apoyo"en la confección del programa electoral nacional, específicamente en lo referente a la inmigración.

Lo curioso es que precisamente es en Valencia donde la confrontación política respecto de la inmigración es más encarnizada, y donde la instrumentalización política por parte de los dirigentes populares me parece más descarada.

No hace mucho Rafael Blasco, Conseller de Inmigración valenciano, hablaba en Madrid de la «caótica política de inmigración. Cada vez son más las personas que deambulan por nuestras calles, en una situación de indignidad humana, debido a la política de dejación de responsabilidades por parte del Gobierno».

Precisamente lo contrario que dice el informe elaborado apenas hace unos meses por el principal órgano consultivo en materia económica y laboral del gobierno regional, el Comité Económico y Social de la CV.

Las conclusiones de dicho estudio respecto de la integración de la población inmigrante en Valencia, su nivel de ocupación o su repercusión en el crecimiento de la economía regional, son incompatibles con lo que luego afirma el máximo responsable de la política inmigratoria regional. El mismo que clama por "configurar un discurso social" mientras obvia lo que dicen los agentes sociales implicados.

Prudencia y responsabilidad ante la inmigración, están pidiendo dichos agentes sociales. Responsabilidad política ante la inmigración, que algunos llevamos pidiendo hace tiempo. Porqué lo malo no es tanto que existan esos vendedores de tormentas, sino que sean precisamente ellos quienes vayan diseñar el programa electoral.

Imagen (Bajo licencia CC): http://www.flickr.com/photos/_melian/255858869/

martes, 24 de julio de 2007

citas sobre la identidad

Tratando de ahondar en el tema de la identidad me encuentro en Tiempos Interesantes un post del que no me resisto a extraer lo siguiente.

"La discriminación (...) Genera (en quién la sufre) mecanismos de defensa a veces contraproducentes, alimenta los guettos, reproduce sentimientos de victimización y de rabia, ansias de revancha, separación intergrupal; construye fronteras invisibles y coadyuva al refugio en identidades ficticias, inadaptadas, re-construidas por oposición." ( negritas y paréntesis son cosa mía)

No se si se puede decir mejor.

Esto me lleva de nuevo, a recoger lo dicho por Manuel Castells. De las entrevistas que concedió a Mayte Pascual, es este texto:

"La identidad de resistencia se construye como trinchera de defensa cuando se siente una exclusión, y son las más fáciles porque en la resistencia todo el mundo se une, pero más complicadas también para tender puentes porque en la resistencia se ve al otro como una amenaza, ..."

y hablando de la integración de los nuevos inmigrantes:

"es muy importante que esta inclusión en la ciudadanía no se haga obligando a la destrucción de las identidades originarias porque eso empezaría a crear nuevas minorías culturales que en su momento se establecerán o reaccionarán con revuelta y con identidades de resistencia"

Creo que estos textos dan una idea del papel central que el sentimiento de identidad tiene en muchos de los procesos sociales que estamos viviendo tanto a nivel nacional como internacional.

Y, lejos de considerar que el único motivo de respeto a las identidades ajenas sea evitar el conflicto, si creo que entendiendo el material con el que están hechas esas "fronteras invisibles" podemos llegar a evitar que se levanten.

imagen (Licencia CC): http://www.flickr.com/photos/confusedvision/230719178/

lunes, 23 de julio de 2007

De inmigración, preocupaciones y dudas

En el barómetro de junio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) vuelvo a leer la posición que la inmigración ocupa en las preocupaciones de la población en España.

Hace ahora un año, "la inmigración" era la segunda fuente de mayor "preocupación", y este pasado ha descendido a la cuarta posición, por detrás del "terrorismo de ETA", el "paro" y "la vivienda". Precisamente es ésta la que ha ido escalando posiciones durante los últimos meses hasta desplazar a "la inmigración" a ese cuarto puesto.

En la linea del último año, al preguntar por los problemas que afectan personalmente a quien responde, el lugar ocupado por "la inmigración" desciende varias posiciones, ocupando entre el sexto y el octavo puesto.

Pues bien a mi, también en la línea del último año, más que respuestas el barómetro me aporta interrogantes.

Seguir Leyendo...

Entiendo que el fenómeno de la inmigración genere cierta incertidumbre, pero ¿se merece el lugar que ocupa, por delante de la "calidad del empleo", "la educación", el medioambiente, o la misma "clase política"?

Y ¿Cómo se ha de interpretar esta inquietud de la sociedad española?, ¿Cómo un miedo de futuro asociado a una posible etapa recesiva?,...

... y entonces ¿Por qué la preocupación no se centra en el futuro de la economía o en las pensiones y si en la inmigración?.

¿O bien ha de entenderse, como decía el otro día, desde el miedo a la pérdida de identidad?,...

... pero entonces ¿Por qué no preocupa el cambio de valores sociales (planteada en la encuesta como "crisis de los valores")?.

Y en todo caso, ¿a qué se debe que en los últimos seis meses la inquietud respecto de la inmigración haya perdido fuerza?.

Tengo la impresión de que la respuesta tiene mucho que ver con que durante los últimos meses la atención mediática y, fundamentalmente política, se ha desplazado a otros temas de "interés nacional", sacando a la inmigración de la pista central.

Sea como fuere este segundo plano seguro estará dando un cierto respiro a todas aquellas personas inmigrantes que deben haber recibido con asombro algunos de los resultados que la Encuesta del CIS nos ha dejado en el pasado.

Y, como una vez se coge carrerilla siempre es difícil parar, todo ésto me lleva a un último, pero angustioso interrogante: Aún sabiendo que mi voz es tan ligera como para que el viento se la lleve según sale de boca, ¿no debería callarme y dejar de abrir debate?... ¿Cómo era aquello de "vale mas no meneallo"?... no se.

Imagen (Sujeta a Licencia CC): http://www.flickr.com/photos/mallitch/164708446/

jueves, 19 de julio de 2007

De mentiras e inmigración

Cuando se parte de la premisa de que las personas inmigrantes eligen el país destino en función de las prestaciones sociales que van a poder disfrutar y de los controles que las Administraciones ponen para su concesión, lo de menos es que el siguiente paso sea decir que el Estado del Bienestar peligra por culpa de la inmigración.

Supongo que en ese punto la imagen del inmigrante es la de alguien que se ha preocupado de aprender los modos de trampear a la Administración, que no viene a trabajar sino a vivir a nuestra costa.

Y sin embargo, yo desde que trabajo con personas inmigrantes, lo que me encuentro es más bien un gran desconocimiento respecto de derechos, garantías y prestaciones sociales o laborales. Poco se sabe de procedimientos y en no pocas ocasiones encuentro a personas que no han tramitado su empadronamiento o su tarjeta sanitaria por puro miedo.

Es mucha menos la gente que he conocido que haya aprendido, por lo que le han contado o lo que ha averiguado por su cuenta, que pasos hay que seguir y que derechos tiene.

Y se cuentan con los dedos de una mano los que priorizaban vivir de prestaciones, buscándole las vueltas al sistema. Desde luego son menos que los empresarios que conozco y me consta han optado por dar trabajo irregular, algo que si atenta contra el Estado de Bienestar.

Sin embargo no he pensado jamás, ni me oirán decir que el empresariado prefiere dar trabajo de modo irregular. Simplemente porque se que no es cierto, que es mentira.

Mentira como las que sirven de base la argumentación de cierto rector de cierta universidad privada española cuyo nombre omito para no dar la mínima publicidad a sus proclamas y mentiras.

Actualización: Aunque el propósito de este post no era hablar de empresarios y trabajo irregular, las circunstancias mandan y parece que lo escrito encuentra su apoyo en el documental "Sin papeles: explotado, estafado, abrasado, muerto" que esta noche se emite en España .

De la reseña en el Pais: "Muchas empresas prefieren contratar clandestinos porque los espectros legales no tienen derechos".

Imagen: What Lies Beneath http://www.flickr.com/photos/mickal/34277977/

miércoles, 18 de julio de 2007

Interculturalidad y Sentimiento de Identidad

Este fin de semana ha dejado buena muestra de las valoraciones que bajo el paraguas "liberal" o "neoconservador" se realizan sobre la inmigración y la interculturalidad.

De lo dicho en el curso "Demografía e inmigración" del CampusFAES 2007, no me voy a detener mucho ahora.

Baste decir que, si bien hubo opiniones de todo tipo, las posturas más tremendistas y excluyentes tuvieron un papel destacado, y que suscribo, sin añadir una coma, lo escrito al respecto por Guillermo Pardo en Migramundo.

Me parece más interesante concentrar esfuerzos en un artículo de opinión firmado este domingo por el secretario de dicho curso, Borja Adsuara, en ABC, y que creo ejemplifica un aspecto fundamental del conflicto intercultural: el sentimiento de identidad y su reafirmación ante lo ajeno.

Hay quienes canalizan la sensación de amenaza que sienten ante la diversidad mediante la reafirmación de unos valores que solo se dibujan nitidamente en contraste con aquellas prácticas culturales diferentes.

En un postura defensiva, estos valores identitarios tienden a la generalización y la exclusión de quien no los comparte.

Este es el caso del artículo en cuestión.

Seguir Leyendo... Hay que señalar que el autor empieza asumiendo el valor económico y social de la inmigración, rechazando posturas contrarias a la misma, además de reconocer que hablar de interculturalidad supone abandonar el término "tolerancia" para hablar de "respeto".

Por eso es tan sorprendente como, una vez aclarado ésto, pasa a centrarse durante todo el artículo en lo que considera el "verdadero problema", la "imposición de unos valores, (por parte de los inmigrantes) los suyos, sobre los valores del país que les acoge."

Recuerda como en Francia, Sarkozy "ha hecho de la recuperación de la identidad nacional uno de sus ejes y prioridades" y pone un ejemplo poco afortunado extraido de cierta comedia griega. Poco afortunado, digo, por que equipara a la sociedad de acogida con los "dueños de la casa" y a la inmigración con la servidumbre.

Por resumir el argumento central del artículo es la, para él, clara paradoja de quienes vienen a España en busca de una libertad y progreso que se deben a determinados valores culturales, pero que, excusandose en el "multiculturalismo", tratan de "imponer" unos valores contadictorios con los de la sociedad de acogida. Es decir atentan contra la identidad del país receptor.

A su modo de ver, estos valores amenazados son: que "las leyes emanan del pueblo y no de Dios, que la libertad, basada en la dignidad del ser humano, es el valor fundamental y que todos -hombres y mujeres- somos iguales, en derechos y obligaciones".

En fin... para mi resulta curioso.

Resulta curioso, por empezar, que un artículo titulado "Demografía e inmigración" se centre en la identidad, o la "imposición" de valores.

Resulta igualmente curioso que, cuando sin nombrarlo se refiere mayormente a las personas de origen musulmán, se atribuyan elementos más o menos afines a sus diferentes culturas a toda la población inmigrante.

Y aún resulta más curioso por el desconocimiento que de dichas culturas y del libre ejercicio que de ellas ejercen sus miembros se demuestra.

Resulta curioso también que se use un significado del verbo "imponer", quizá el de más peso en el artículo, tan particular como erróneo.

El hecho de que diferentes valores convivan o coexistan en el seno de una misma sociedad no implica que se esté imponiendo nada a nadie. Cada cual es libre de asumir como propios unos valores u otros, unas prácticas u otras.

Y resulta curioso que se focalice la atención en aquellas prácticas que, por contrarias a los derechos humanos, se encuentran jurídicamente prohibidas y perseguidas, como si estas representasen los valores fundamentales de las personas inmigrantes.

Resulta mayormente curiosa la falta de perspectiva que supone atribuir en exclusiva a otras culturas la vinculación entre legislación y religión cuando en España la Iglesia Católica no solo ejerce un claro papel como instrumento de presión ideológica, sino que ha tratado en repetidas ocasiones de influir en la aprobación de leyes, para, esta vez si, imponer a la población en general la obligación o prohibición de determinadas prácticas (aborto, matrimonio entre homosexuales,...).

O quizá no resulte todo tan curioso si la motivación del artículo se analiza desde la perspectiva del sentimiento de identidad cuando ésta se entiende amenazada.

Manuel Castells ha estudiado en profundidad el papel del sentimiento de identidad y la interculturalidad. "la gran cuestión de las identidades es que siempre se definen en relación con el otro" de modo que "decir -yo- quiere decir -el otro- al mismo tiempo"
Nos definimos en buena parte por oposición a lo que pensamos es "el otro" y cuando dicho conocimiento es fruto del desconocimiento, los prejuicios y estereotipos nuestra identidad se siente asediada por algo tan ilusorio como amenazante.

El miedo a la pérdida de identidad paraliza y repliega sobre si mismo a las personas, distorsionando las valoraciones sobre lo ajeno y amenazante, llevando a reacciones acaloradas contra quienes no ven el mismo riesgo y tamizando todo lo que "los otros" representan en base a la generalización de aquellas características que, erróneamente, resultan más llamativamente contrarias.

Además como es ante la percepción de amenaza cuando se busca definir esa identidad, la foto fija de esta devuelve una imagen estática, reactiva al cambio, como si la identidad de cada cual no estuviese sujeta a evolución alguna.

La identidad así entendida se convierte en baluarte sitiado y refugio ante cambios y desafíos. Y esto es tanto así para miembros de la sociedad de acogida como de la como de quienes vienen a España.

Ante la "presión" cultural de la sociedad de acogida y de las novedades que implica la migración, algunas personas inmigrantes encuentran refugio en prácticas culturales a las que no prestaban tanta atención en sus países. La identidad pierde algunos de sus puntos de referencia y hay que apuntalarla.

Y es por todo ello que considero que el sentimiento de identidad es uno de los ejes fundamentales sobre el que se articulan las dificultades de la convivencia intercultural.

imagen: http://www.flickr.com/photos/greywulf/46135988/

viernes, 13 de julio de 2007

Prejuicios y Estereotipos: ¿Quién tira la primera piedra?

Los prejuicios existen y todos somos susceptibles de dejarnos arrastrar por ellos.

Por más que pensemos que son cosa de los demás, lo cierto es que responden a nuestra naturaleza en la misma medida que lo hacen la empatía o la curiosidad.

Al señalar a los demás como quienes generan los estereotipos apartamos la vista de un aspecto que no deberiamos olvidar, y es que los prejuicios además de perniciosos son inherentes a nuestra naturaleza.

Al obviarlo hacemos más difícil la búsqueda de herramientas útiles para encarar la expansión, que a buen seguro se va a producir, de estereotipos y prejuicios respecto de la inmigración y la convivencia intercultural.

Seguir Leyendo...
Antonio Álvarez del Cuvillo, en un excelente post, abordó el mismo tema con una profundidad y acierto envidiables:

"Hay veces que conseguimos amaestrar a los diablos que hemos formado fuera de nosotros para que corten las uñas a los demonios indefinidos que guardamos dentro y que nos dan todavía más miedo y así, acunados por el halago se quedan quietos y siguen creciendo en las sombras".

Gran parte del debate sobre los estereotipos, el racismo o la no tolerancia se centra en las consecuencias de los prejuicios y en lo increible que nos resulta su expansión a quienes no los compartimos. Pero no nos detenemos mucho a analizar los "porqués" o los "cómos".

El aprendizaje social, los valores adquiridos y el estilo de afrontar los retos de la vida determinan las defensas que ante estereotipos o actitudes excluyentes conseguimos levantar.

"Uno no nace discriminador, sino que se hace discriminador" escuchaba hace poco.

Quizá es por ello que tendemos a atribuir a los demás el monopolio del prejuicio. Pensamos que hemos aprendido a ser "no discriminadores", y se nos olvida que dichas defensas tiende a agrietarse con cierta facilidad.

Los procesos psicológicos que determinan la relación con nuestro entorno, fundamentalmente social, tienden a dar más saliencia a lo diferente, a agrupar en base a características, que sin ser relevantes, "perceptivamente" resultan más llamativas.

Además respondemos a la incertidumbre, a lo desconocido con una reacción emocional de defensa y alerta, que si bien puede ser "aplacada", recobra sus fuerzas en situaciones de tensión.

Por su parte el lenguaje, con su capacidad de asociación y generación de símbolos, tiene en su tendencia a la categorización un increible poder como instrumento de la diferencia.

Así, la dinámica social y cultural impone un continuo proceso de interacción con nuestro entorno, de reaprendizaje. Los mensajes y la información que a diario nos llega de los medios; Las valoraciones o atribuciones del lenguaje cotidiano; o las experiencias que vivimos van modelando ese universo simbólico de "significados" que da verosimilitud al prejuicio y hace creible el estereotipo.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/pigeonpoo/74718729

miércoles, 11 de julio de 2007

La comunicación no verbal y el conflicto intercultural

Ante la barrera del lenguaje, los aspectos no verbales de la comunicación, tienden a generar malentendidos y confrontaciones gratuitas.

Ayer bajé a correos. Justo delante mío una mujer rumana trataba de hacer un giro.

Posiblemente llevase poco tiempo en España, pues a duras penas conseguía hacerse entender a quien atendía la ventanilla.

Aunque tonos, gestos y miradas podrían haber dado lugar a equívocos sobre la actitud mas o menos malintencionada de una y otra, la sangre, ayer, no llegó al río.

En todo caso, y vista desde fuera, la situación ayuda a entender como los factores no verbales de la comunicación conducen, en muchas ocasiones, a atribuir actitudes hostiles en el otro.

Seguir Leyendo...

La primera dificultad vino cuando la mujer entregó un billete de 200 para hacer un giro de 100 €.

- ¿no lo tienes más pequeño? - Pregunta la empleada de correos sin apartar la mirada de la pantalla del ordenador.

la mujer no entiende la pregunta, no responde, ... espera, mira fijo, trata de entender... "¿pequeño?": supongo que se preguntará...

- No tengo mucho cambio, ¿no llevas menos?... - Vuelve a preguntar. Aunque la velocidad del habla es mayor, esta vez mira directamente a su interlocutora.

La rumana sigue sin entender...

En estos casos suele aparecer una respuesta de frustración en quién trata de hacerse entender y, sin conseguirlo, no encuentra palabras para expresarlo de otro modo.

Exteriormente parece impaciencia y no es parar menos. En lugar de parar a pensar en el mejor modo de decirlo, tendemos a hablar más y más rápido. A repetir una y otra vez lo dicho.

Finalmente la mujer rumana solo dijo "no". Tengo mis dudas sobre que realmente llegase a entender cúal era el problema.

La empleada de correos continuó:

- "necesito saber quién lo manda, .... el nombre... no, ¡el tuyo!, tu nombre, ¿Cómo te llamas?... eso, dame la tarjeta...".

El tono, el volumen, los gestos, la falta de comunicación visual salvo en los momentos de la pregunta directa, se podían confundir con la ira, pero no eran sino frustración.

Por su parte la mujer rumana, o bien mantenía una actitud pasiva, expectante ante las múltiples preguntas, con una mirada directa e interrogativa, o bien respondía tímida y aleatoriamente acercando el monedero, su tarjeta de residencia, el papel con la dirección del destinatario,...

En este caso su actitud dejaba lugar para pocas dudas, pero en otras muchas ocasiones tanto la respuesta pasiva (confundida con arrogancia, falta de esfuerzo,... ), como los comportamientos de tanteo (interpretados incluso como burlas) son fuente de malos entendidos.

Quienes habitualmente trabajamos con personas inmigrantes, y nos vemos obligados a explicarles procedimientos, requisitos o costumbres complejas..., conocemos lo difícil que puede llegar a ser encontrar la palabra adecuada, el ejemplo válido... hemos sentido en carne propia la urgencia en el habla y la inquietud ante la mirada de incomprensión del otro.

Hemos tenido que encontrar el modo de ayudarnos a encontrar la palabra, a explicarnos, y hemos aprendido a no atribuir intencionalidades en las respuestas que nos resultan chocantes para evitar equívocos. Y sabemos que no resulta fácil.

Pero quizá lo peor es que sabemos que son muchas las veces que la confrontación no responde a elementos "de fondo", sino a equívocos que, pese a que no nos guste, van implícitos en la diferencia.


Imagen: http://www.flickr.com/photos/beta_karel/366323088/

lunes, 9 de julio de 2007

Inmigración y Nuevas Tecnologías de la Información

Las Nuevas Tecnologías de la Información y las Migraciones Internacionales son dos factores determinantes en la configuración de la sociedad actual.

Tomados por separado, ambos procesos parecen tener, en el imaginario colectivo, connotaciones casi opuestas: el progreso y el desarrollo por un lado; la necesidad o el conflicto por el otro.

Sin embargo y de nuevo, este tipo de lectura se apoya en una visión sesgada y excluyente del fenómenos migratorio.

Un análisis conjunto de ambos factores arroja alguna que otra sorpresa.

¿Qué pasa cuando se analiza las implicaciones de la inmigración en la evolución de las nuevas tecnologías, y viceversa?, ¿Qué, si se compara con la población autóctona?.

Adela Ros, de la UOC avanzaba estos días en Barcelona datos al respecto.

La relación entre la población inmigrante y el uso de las NTICs aún adolece de un desarrollo empírico que permita ahondar en los factores implicados, pero parece que el uso de las nuevas tecnologías tiende a superar el de la población autóctona en algunos aspectos.

Los extranjeros utilizan los nuevos medios tecnológicos más que los autóctonos

imagen: http://www.flickr.com/photos/dr_john2005/74211229/

viernes, 6 de julio de 2007

El Lobo de los Cuentos

"El miedo y el lobo van de la mano con cuentos que impiden ver, tal vez, lo que eres en este bosque de realidades, de personas que conviven a la vez, algunas con más o menos miedo a ser diferentes"

Otro modo de abordar el origen de la discriminación y los prejuicios, su alcance y el papel que todos jugamos.

Un documental imprescindible. Tres minutos que ofrecen tantas respuestas como preguntas:

"¿Somos capaces de reconocer nuestros límites y nuestros miedos?, ¿Estamos, tal vez, creando nuevos personales pjara seguir con más cuentos y no querer ver la realidad que nos rodea?"

Un lujo y una conclusión que algo tiene de llamada a la precaución:

"Solo hace falta un cuento para que te hagan lobo"

Son esos "cuentos", ese ejercicio necesario de cuestionar el tratamiento de la diferencia y esa obligación a no creernos a salvo de tropezar con la misma dichosa piedra los que dan sentido a este blog. Todo ello cabe en tres minutos de ensueño.

Lo dicho: imprescindible.

Actualización: No quiero dejar de nombrar al director: Daniel Lavella Clemares


El Lobo de los Cuentos
También en YouTube

Fuente: inmigración una oportunidad
Imagen: Wolf Bay. z6p6tist6

miércoles, 4 de julio de 2007

Inmigración y debate sobre el estado de la nación

Ayer, en la primera sesión del debate sobre el estado de la nación, se habló de inmigración.

Alguna crónica tempranera señalaba que el tema había ocupado un papel destacado en los discursos, así que me lancé a leerlos.

Tenía la esperanza de ver reflejados los últimos datos sobre los beneficios económicos y sociales de la inmigración. Quería ver si se abandonaba el discurso tremendista y se empezaba a hablar de algo distinto a los controles de fronteras y los cayucos. ¡A quién se le ocurre!.

En realidad no se habló demasiado de la inmigración y, en vista de como se abordó el tema, mejor que así fuese.

Por resumir, el discurso de Mariano Rajoy tan solo se refirió al proceso migratorio para considerarlo una "abalancha". Habló de la inmigración "masiva" sin entrar a valorar ninguno de los indicadores de su peso e integración en España. Mantuvo el argumento del "efecto llamada". En otras palabras hizo un llamamiento al miedo.

Por su parte el discurso de José Luis Rodríguez Zapatero trató muy brevemente los aspectos más destacados del fenómeno migratorio, e hizo mas énfasis en el control de flujos y la política de fronteras que en el papel de la inmigración o en su integración.

Pero entre todo lo que ayer se dijo hay algo que merece la pena no dejar pasar y que justifica que hoy escriba este post.

Nos hemos ido acostumbrando a que se hable de "inmigrantes", a secas, cuando se quiere hacer referencia a aquellos que se encuentran en situación irregular. Se utiliza la categoría general para nombrar a un grupo específico, y así el término acaba teñido de unas connotaciones que no le hacen justicia.

Ayer fue Zapatero quién cayo en el error.

Habló del "fenómeno que exigió al gobierno un esfuerzo considerable para dar respuesta a los más de 750.000 inmigrantes que se encontraban en España en abril de 2004".

El problema es que en aquella fecha el número de personas inmigrantes con permiso de residencia doblaba ese número. Se refería, claro está, a aquellos que estaban en situación irregular cuando se promovió la última regularización.

Puede parecer una puntualización exagerada, pero las palabras tienen un tremendo poder para generar prejuicios y son un claro indicador de los estereotipos vigentes.

La inmigración es algo más que un fenómeno de clandestinidades y necesidades humanitarias.

Mientras en Madrid se obviaba esto, en Barcelona Consuelo Rumi se esforzaba para que el titular de esta mañana no se limitase al número de repatriaciones e incluyese alguna mención a las políticas de integración que se están llevando a cabo.

Difícil tarea cuando en en Congreso de los Diputados la inmigración tenía fundamentalmente el color de un visado.

Discurso de José Luis Rodríguez Zapatero.
Discurso de Rajoy.
Inmigración y mercado de trabajo. informe 2007
El Gobierno ha repatriado en lo que va de año a 25.000 inmigrantes irregulares en lo que va de año

Imagen: http://www.flickr.com/photos/martius/530488927/


Ampliación:

Roberto García Fernández en su prolijo blog Inmigración una oportunidad amplia la noticia con la réplica de Zapatero a Rajoy. En esta ocasión Zapatero si especifica el caracter irregular de esas 700.000 personas.

lunes, 2 de julio de 2007

Memoria e inmigración

El velero La Elvira, a su llegada a Carúpano (Venezuela), con 107 inmigrantes canarios ilegales. (25 de mayo de 1949 )


El post que hoy publica Guillermo Pardo en su Migramundo me ha gustado más de lo habitual. Y habitualmente ya es mucho.

Me ha recordado a la historia del velero La Elvira, y la historia, en primera persona, de uno de los emigrantes canarios que realizó aquel viaje.

O la conversación entre Ramón y Hassan. El primero salió de Canarias rumbo a Venezuela a bordo del velero Saturnino en 1948; el segundo llegó a las islas, en una patera en 2004.

Con estas reseñas quiero inaugurar, recogiendo el guante que hoy lanza Guillermo, una "sección" orientada a recopilar muestras de la fragilidad de nuestra memoria.

Muestras sobre nuestra historia, nuestra cultura y tradiciones que, comparadas con las de quienes inmigran a España puedan arrojar un poco de luz respecto de la legitimidad de las críticas que se éstos reciben.

Cuando nuestros bisas hacían "transatlánting"
Cayuquero, mi amor: Emigrantes españoles, el pasado de un drama actual

carabela de inmigrantes
Año 1949: 12.000 canarios en cayucos