Quantcast De vuelta y media: Manejo de la incertidumbre, democracia y migraciones
Cargando

jueves, 4 de octubre de 2007

Manejo de la incertidumbre, democracia y migraciones

"Se quiera o no reconocer, a mediados del año 2007 estamos abocados, con mayores o menores reticencias, a una economía de guerra..."

Aplacar la incertidumbre cultural, política o económica del devenir mundial a golpe de presupuesto militar. A esto es a lo que Federico Mayor Zaragoza describe cuando, esta semana en el país, afirma que la economía mundial es una "economía de guerra".

Armamento, hambre, frustración, violencia y migraciones son, todos ellos, factores hilvanados en un mismo hilo: la poca tolerancia a la incertidumbre de los países desarrollados.

La existencia lleva asociada un cierto grado de incertidumbre, de inseguridad o falta de control sobre aquello que nos rodea, y el modo en que cada persona, grupo o estado responde ante ella define su relación con ese entorno. Es, pues, un fenómeno que está en la base de las desigualdades y la injusticia, de la incomunicación y la falta de diálogo, de los conflictos, muros y alambradas.

La tolerancia a la incertidumbre y el saber convivir con esa dosis de inseguridad es el cimiento de la democracia. Creo que es lo que trata de decir cuando afirma:


Es apremiante que España en Europa y Europa en el mundo se den cuenta de que "estar muy bien en casa" no puede hacerse a costa de muchos habitantes de la Tierra. El destino, quieran o no reconocerlo algunos, es común. Y no sirve de nada cerrar puertas y ventanas. Y menos aún convertirlas en espejos de complacencia. Es hora de responsabilidad. De pasar de la fuerza al diálogo, a la democracia auténtica.

Hoy día se suele premiar a aquellas personas "resolutivas" que encaran los conflictos buscando principalmente resolver, es decir acallar la incertidumbre, sin importar si esa resolución se basa en criterios de justicia o dignidad. Esto último implicaría más tiempo y esfuerzo, pero sobre todo implicaría tener que enfrentarse y aceptar convivir con lo desconocido, lo no controlado.

A la inseguridad ante lo extraño se puede responder con la fuerza e imposición, o se puede responder con diálogo, razón y tolerancia.

Me uno a Mayor Zaragoza cuando dice:

Es urgente humanizar la globalización, reducir drásticamente las desigualdades y conseguir que los flujos migratorios constituyan una opción y no el camino forzado de los marginados.


Imagen (Bajo Licencia CC): http://www.flickr.com/photos/josephwenkoff/114474008/


3 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

Muy buen post.
Saludos

[La Otra Agenda] dijo...

Suscribo lo que dice Eifonso. Creo que es difícil completar el artículo de Mayor Zaragoza... y lo haces.

Y sobre el tema nada más que decir. Construir siempre es más lento, más difícil y exige más esfuerzos; entre otros, el de manejar las incertidumbres.

Jluis dijo...

Muchas gracias a los dos.

El tema del manejo de la incertidumbre, creo que supone un filtro que cuando se usa para analizar la realidad arroja mucha luz. Explica mucho.

Un abrzo.