Quantcast De vuelta y media: Inmigración y debate sobre el estado de la nación
Cargando

miércoles, 4 de julio de 2007

Inmigración y debate sobre el estado de la nación

Ayer, en la primera sesión del debate sobre el estado de la nación, se habló de inmigración.

Alguna crónica tempranera señalaba que el tema había ocupado un papel destacado en los discursos, así que me lancé a leerlos.

Tenía la esperanza de ver reflejados los últimos datos sobre los beneficios económicos y sociales de la inmigración. Quería ver si se abandonaba el discurso tremendista y se empezaba a hablar de algo distinto a los controles de fronteras y los cayucos. ¡A quién se le ocurre!.

En realidad no se habló demasiado de la inmigración y, en vista de como se abordó el tema, mejor que así fuese.

Por resumir, el discurso de Mariano Rajoy tan solo se refirió al proceso migratorio para considerarlo una "abalancha". Habló de la inmigración "masiva" sin entrar a valorar ninguno de los indicadores de su peso e integración en España. Mantuvo el argumento del "efecto llamada". En otras palabras hizo un llamamiento al miedo.

Por su parte el discurso de José Luis Rodríguez Zapatero trató muy brevemente los aspectos más destacados del fenómeno migratorio, e hizo mas énfasis en el control de flujos y la política de fronteras que en el papel de la inmigración o en su integración.

Pero entre todo lo que ayer se dijo hay algo que merece la pena no dejar pasar y que justifica que hoy escriba este post.

Nos hemos ido acostumbrando a que se hable de "inmigrantes", a secas, cuando se quiere hacer referencia a aquellos que se encuentran en situación irregular. Se utiliza la categoría general para nombrar a un grupo específico, y así el término acaba teñido de unas connotaciones que no le hacen justicia.

Ayer fue Zapatero quién cayo en el error.

Habló del "fenómeno que exigió al gobierno un esfuerzo considerable para dar respuesta a los más de 750.000 inmigrantes que se encontraban en España en abril de 2004".

El problema es que en aquella fecha el número de personas inmigrantes con permiso de residencia doblaba ese número. Se refería, claro está, a aquellos que estaban en situación irregular cuando se promovió la última regularización.

Puede parecer una puntualización exagerada, pero las palabras tienen un tremendo poder para generar prejuicios y son un claro indicador de los estereotipos vigentes.

La inmigración es algo más que un fenómeno de clandestinidades y necesidades humanitarias.

Mientras en Madrid se obviaba esto, en Barcelona Consuelo Rumi se esforzaba para que el titular de esta mañana no se limitase al número de repatriaciones e incluyese alguna mención a las políticas de integración que se están llevando a cabo.

Difícil tarea cuando en en Congreso de los Diputados la inmigración tenía fundamentalmente el color de un visado.

Discurso de José Luis Rodríguez Zapatero.
Discurso de Rajoy.
Inmigración y mercado de trabajo. informe 2007
El Gobierno ha repatriado en lo que va de año a 25.000 inmigrantes irregulares en lo que va de año

Imagen: http://www.flickr.com/photos/martius/530488927/


Ampliación:

Roberto García Fernández en su prolijo blog Inmigración una oportunidad amplia la noticia con la réplica de Zapatero a Rajoy. En esta ocasión Zapatero si especifica el caracter irregular de esas 700.000 personas.

No hay comentarios: