Quantcast De vuelta y media: Posicionamientos
Cargando

martes, 26 de junio de 2007

Posicionamientos

Los prejuicios solo saben moverse en tableros pintados en blanco y negro.

Si no estás con él es que estás contra él y, en consecuencia, si no aceptas su punto de vista, uniforme y sin matices, has de representar el contrario, opuesto si, pero igualmente excluyente.

Cuando defiendes una postura determinada, por ejemplo en favor de la inmigración o en contra de algún prejuicio sobre ésta, quien te escucha tiende a atribuirte posicionamientos, filiaciones, padrinos y no se cuantas cosas mas...

De acuerdo a esta lógica, argumentar en favor del acceso normalizado al sistema sanitario o escolar, es lo mismo que gritar "papeles para todos"; Discutir que todo musulmán sea un fundamentalista islámico denota permisividad respecto a los derechos de la mujer; Denunciar la discriminación en el acceso al empleo conlleva priorizar a los inmigrantes sobre los nacionales.

Y por difícil que pueda resultar de reconocer y asumir, igual tendemos a hacer todos, cuando ante una postura contraria a la nuestra, vemos partidismos, motivaciones o falta de conocimiento sobre el tema a tratar.

Antes de averiguar o buscar puntos de acuerdo, marcamos distancias realzando la diferencia.

En estas circunstancias, tender puentes se hace especialmente complicado. El fenómeno de la inmigración y las dificultades de adaptación que lleva aparejadas no encontrarán nunca soluciones si se afrontan desde la dicotomía pro-contra.

Es un proceso lleno de matices, que exige un amplio conocimiento de los factores implicados tanto a nivel personal como social o económico. Un proceso, además, especialmente vulnerable a manipulaciones y con una sorprendente facilidad para abrir heridas.

Es por tanto un proceso complejo, que precisa de puntos de encuentro y actitudes abiertas antes que de confrontación.

Vale la pena mirar fuera del tablero, más allá de los escaques blancos y negros, para darnos cuenta de que las posiciones, aunque distintas, no están tan alejadas.

2 comentarios:

Martín Bolívar dijo...

Me encantó este post por la metáforo del blanco y el negro del ajedrez. Creo que habrá que buscar los grises, el equilibrio. Un buen aporte para la problemática de la inmigración. Un blog interesante.

Jluis dijo...

Muchas Gracias Martín.

También yo opino que en procesos complejos, donde tantos factores están implicados, es imposible avanzar sin dejar de lado polaridades y sin buscar el equilibrio.